Basta

Vecinos cansados: «En esta zona no llamamos a la policía, si te enganchamos te cabe plomo»

Las alarmantes medidas de inseguridad de Alberto ya generan pánico en la población.

La población de la capital santafesina parece cansada de la cotidiana convivencia con el delito. Al centenar de homicidios en lo que va del año, más las 20 denuncias formales de robos y arrebatos diarios en esta ciudad, se suma una importante cantidad de víctimas que no registran los hechos que los tienen como damnificados. Especialistas del área de seguridad estiman que la cifra real de delitos podría triplicar el número notificado por la estadística oficial.

En ese contexto, vecinos del barrio Escalante, en el norte del macrocentro, se decidieron a avanzar ante la inseguridad sin eufemismos. En las últimas horas colocaron pasacalles con una advertencia para los delincuentes: «Rastrero: en esta zona no llamamos a la policía; si te enganchamos te cabe el plomo», señala el texto en la tela, acompañado de dibujos de un ataúd, una lápida y un arma de fuego.

Según lo que pudo conocer LA NACION, ese pasacalle estaría relacionado con la actividad de una pareja de delincuentes que protagonizó distintos robos y arrebatos en el barrio, que fueron registrados por distintas cámaras de seguridad de la zona.

Muchos se mostraron sorprendidos con el alerta y también un poco temerosos de potenciales represalias de los delincuentes. El pasacalles que colgaron vecinos del barrio apareció en la intersección de las calles Regis Martínez y Pasaje Rodríguez.

Los reclamos por la inseguridad en los distintos barrios de Santa Fe resultan moneda corriente por estos días, pero esta vez algún vecino decidió alertar a los delincuentes sobre qué podría pasar ante una eventual visita en alguna vivienda de esa zona.

Conductores de transporte público agredidos, entraderas en casas particulares y robos protagonizados por motochorros forman parte del menú diario en la capital provincial.
Ads by

«Me levanté a hacer el mandado y me encontré con el cartel. El barrio está bravísimo, muy inseguro, y aparentemente no hay vigilancia de la policía para nada», comentó una vecina del lugar donde apareció el pasacalle con la advertencia dirigida a los delincuentes.

«Me parece que la policía hace oídos sordos y mira para otro lado; los ladrones así como entran, salen. El barrio está muy bravo», agregó la mujer.