Imparable

Una topadora llamada River llegó a otra semifinal de la Copa Argentina

El 2-0 sobre Almagro, una pequeña muestra del poderío de un equipo que no tiene techo.

Anótenle uno más. Lo del River de Marcelo Gallardo en Mendoza es sencillamente excepcional. Desde la llegada de “Muñeco” a la conducción técnica del “Millonario”, hace poco más de cinco años, el equipo había visitado Mendoza en ocho oportunidades de manera oficial entre Superliga, Copa Argentina y Supercopa Argentina. Siempre había ganado.

Por eso, anoche no fue ninguna sorpresa que se haya sacado de encima con extrema facilidad al entusiasta Almagro, que sólo pudo aguantarle el ritmo apenas siete minutos.

Sí, porque hasta ese preciso instante en que Santos Borré marcó el gol que marcó el camino victorioso, el “Millonario” ya había avisado en varias oportunidades.

River no sólo piensa en la revancha por las semifinales de la Copa Libertadores ante Boca. Quiere todo, tiene un apetito voraz, y en Núñez sueñan con que Gallardo pueda ponerle la frutilla del postre a su brillante ciclo con la obtención de la triple corona en esta temporada.

Pero ese sueño tiene bases sólidas. River está varios escalones por encima de casi todos los equipos de Sudamérica; tanto en el aspecto futbolístico, como en el físico y lo mental.

Casi ni se despeina para superar al adversario de turno. Lo va “machucando”, le mueve la bola e imprime un ritmo que resulta casi imposible de sostener para cualquier rival.

Tiene materia prima, y sus recursos rinden mucho más cuando funcionan como un todo. El sistema está cada vez más aceitado y se nota que el problema de cartel que afecta a muchos equipos grandes no roza ni por asomo.

Cada jugador tiene asumido su rol. Por eso la estructura no se resiente a pesar de los nombres vayan rotando. Y como si todo eso fuera poco, el equipo casi tiene asumido que tarde o temprano terminará festejando.

El tanto de Ignacio Scocco, en el comienzo del complemento, sentenció los sueños del “Tricolor” y preparó el terreno para una goleada que no fue tal debido a las atajadas de Christian Limousin, y también a los palos.

River es una topadora y nada parece detener a un equipo que no tiene techo y que nunca sacia su apetito.

Fuente: LaGAceta

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com