Preocupación y alerta

Un muerto por tuberculosis en Aguas Blancas

Iban a hacer una marcha pero depusieron esta idea al conversar con autoridades. Diagnostican 800 casos de TBC por año en la provincia, con prevalencia en el norte.

Entristeció y alarmó a la comunidad fronteriza de Aguas Blancas la noticia de la muerte de una adolescente a causa de la tuberculosis (TBC). Entristeció porque no hay más alternativa que apenarse frente a una vida joven que se apaga. Alarmó porque la tuberculosis es una enfermedad contagiosa, pero sobre todo, alarmó por la ignorancia que reina entre las autoridades, los docentes y la comunidad para proceder frente a estas enfermedades que están muy pero muy lejos de ser erradicadas. A pesar de esta verdad estadística, se escuchó decir ayer a funcionarios de alto rango que la TBC ya no existía en Salta, evidenciando un absoluto desconocimiento de la realidad sanitaria provincial, de Argentina y de Latinoamérica… por no decir del mundo también.

A saber, según estadísticas del Programa Provincial de Tuberculosis, dependiente del Ministerio de Salud, se diagnostican 800 casos de TBC por año en niños y adultos, y la mortalidad es de 40 pacientes por año. La mayoría de los casos que se detectan están asociados a una coinfección con HIV, por lo que todo paciente con HIV siempre debe ser sospechado de TBC y viceversa. Incluso se sabe que la mayor prevalencia de casos de TBC se da en las áreas fronterizas del norte provincial y en la ciudad capital.

Ante la irreparable muerte de Alejandra Rueda, de 13 años, quién cursaba el 1er. año en el Colegio Secundario 5059 de la localidad de Aguas Blancas, las autoridades educativas elevaron un petitorio a los ministerios de Educación y de Salud, a fin de que les autoricen cerrar la escuela para desinfección. Consultado el médico Juan Pablo Castillo, jefe del Programa Provincial de TBC, aclaró que «la escuela no debe cerrar, sino tomar medidas preventivas como para cualquier otra patología respiratoria que consiste en ventilar los ambientes y que entre el sol, ya que ambos factores matan el bacilo de koch, que es el que provoca la tuberculosis».

Esta semana, agentes sanitarios comenzaron a realizar las pruebas y análisis a compañeros y familiares de adolescente fallecida para comprobar dos cosas: quién la contagió y a quién pudo contagiar ella.

«No se aisla a nadie, sino que se estudian todos los contactos íntimos o directos de la niña. Si los exámenes de TBC resultan positivos, recién se inicia el tratamiento o quimioprofilaxis, y así se busca cortar la cadena de contagio. Por eso ya comenzó en Aguas Blancas un arduo trabajo de terreno, lo mismo que se hace en toda la provincia cada vez que surge un foco de TBC, enfermedad que está muy controlada», explicó el doctor Castillo.

Sobre si la adolescente fallecida estaba vacunada con la BCG, el funcionario dijo que «era una paciente argentina, vacunada y controlada. Incluso el agente sanitario que la veían en Aguas Blancas ya había pedidos los estudios correspondientes por sospechas que tenía, antes del desenlace fatal que nos apena a todos. Que quede claro que en este país nadie sale de la maternidad sin la BCG puesta».

Se frenó la marcha

Ayer por la tarde y ante la falta de información, los vecinos se reunieron con el propósito de marchar para pedir explicaciones sobre la situación sanitaria del colegio secundario 5059 de Aguas Blancas al que asistía Alejandra, lugar donde nunca se interrumpieron las clases, con muy buen tino, pese al diagnóstico de la alumna. Finalmente, la visita y el diálogo con los vecinos del diputado Sebastián Domínguez, de la Comisión de Salud de la Cámara Baja Provincial, sosegó los ánimos y no se hizo la marcha.

La infecciosa más letal del mundo

La TBC sigue siendo la enfermedad infecciosa más letal del mundo. Cada día mueren casi 4.500 personas a causa de la TBC y aproximadamente 30.000 personas contraen esta enfermedad prevenible y curable. Se calcula que los esfuerzos mundiales por luchar contra la TBC han salvado 54 millones de vidas desde 2.000 y han reducido la tasa de mortalidad por TBC en un 42%.
“Tuberculosis siempre hubo en Salta como en el resto del mundo. No es una enfermedad erradicada. Los niños y adolescentes en general presentan cuadros graves de TBC. El caso de la niña de Aguas Blancas, probablemente se contagió de un adulto y se está investigando quién es para lo que llamamos control del foco, que debe estar dentro de los contactos directos de la niña”, dijo el médico Castillo, del Programa de TBC.
Agregó: “La tuberculosis es curable. El tratamiento es muy largo, dura 6 meses y el problema es que el paciente se siente mejor y corta el tratamiento. En los niños la enfermedad se da muy fuerte porque la vacuna genera defensas pero no las tienen desarrolladas como un adulto”. Y pidió: “Queremos que la gente se alarme cuando un niño o un adulto tenga tos por más de 15 días. Tienen que consultar sí o sí al médico, y más si también hay sudoración nocturna, fiebre, baja de peso. Son signos de  alarma”.

 

 

Fuente: El Tribuno

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com