Qué vergüenza

Un intendente a las piñas contra opositores en una ruta

Ocurrió en la Ruta Nacional 95 en Formosa. Hubo al menos tres heridos. Denuncian que había gente armada con cuchillos.

Una pelea campal sobre la Ruta Nacional 95, entre las localidades formoseñas de Perín y Lavalle, terminó con al menos tres heridos. Lo más llamativo del hecho es que el enfrentamiento fue entre dos bandas: una liderada por el actual intendente de Perín, Diego Romero, y otra por el exjefe comunal Eusebio Cabañas.

La pelea fue el martes, alrededor de las 14, a la altura de la colonia Riacho de Oro, a 200 kilómetros de la capital de Formosa. Aparentemente, todo comenzó cuando Cabañas, presidente del Concejo Deliberante de la localidad, trasladaba unos postes de alumbrado público. En ese momento, habría sido interceptado por Romero en el camino.

“Nosotros estuvimos siguiendo ese vehículo que transportaba los postes de luz al campo de Cabaña y ahí es donde no nos permitían dejar pasar los autos en los que iban ellos, que circulaban en caravana”, dijo Romero, que sufrió una fractura en el tabique como consecuencia del enfrentamiento.

“Me parecía algo ilógico transportar algo que primero es para la comunidad, es muy caro, y que cuesta conseguir. Gendarmería demoró a las camionetas. Nosotros nos pusimos detrás y cuando empezamos a filmar y sacar fotos, se nos cruzaron”, relató sobre el momento en que empezó el enfrentamiento, de acuerdo a su versión.

En diálogo con Todo Noticias, el funcionario, que recientemente fue elegido intendente, aseguró que las personas que acompañaban a Cabañas “tenían armas de fuego”. “Había cuchillos y una pistola que gatillaron en dos oportunidades”, señaló.

Según testimonios recopilados por el diario Vía Formosa, el hermano del intendente, Luis Romero, habría agredido con un cuchillo a asistentes de Cabañas e incluso al propio concejal opositor. Las dos víctimas fueron trasladadas a la capital provincial y se encuentran internados en el Hospital de Alta Complejidad en estado delicado.

 

“Yo quiero dejar en claro que esto es simplemente una cuestión de querer tergiversar lo que pasó”, respondió Romero, consultado sobre esta situación. “En ningún momento estuvo mi hermano en el lugar. Llegaron todos después cuando ellos me tenían en el piso a las piñas y patadas”, afirmó.

Fuente: El Tribuno

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com