Policiales

Tragedia en una fábrica de Córdoba tras el ataque de furia de un empleado

Ocurrió en una fábrica de hielo en Córdoba. Hay muertos y heridos.

 

Un empleado de una fábrica de hielo de la ciudad de Córdoba mató hoy a balazos a dos compañeros de trabajo e hirió a un tercero en medio de un ataque de furia, para luego ser detenido por la Policía. El incidente, que se habría iniciado en medio de burlas al homicida, se produjo en un establecimiento llamado Polarcito, de calle Argandoña 2.883, en el barrio San Vicente. Las víctimas fatales del ataque fueron identificadas como Ramón Rojas y sus hijo Damián, de 55 y 30 años, respectivamente, informaron medios locales y fuentes policiales.

 

El agresor resultó ser un hombre de 41 años que al ser detenido dijo que reaccionó en forma extremadamente violenta por las burlas que le propinaban sus compañeros a causa de una enfermedad que padece. Del sangriento ataque sólo sobrevivió Hugo Herrera, un hombre de 50 años, que fingió haber muerto, para salvar su vida. Fue el propio agresor el que llamó a la Policía y contó que había tenido un ataque de furia. Según trascendió, cuando llegó la Policía Herrera tenía una tijera clavada en el cuello. El fiscal Alfredo Villegas, a cargo de la investigación del caso, señaló: «Es todo muy reciente, pero al momento estamos frente a un homicidio agravado por el uso de arma de fuego, reiterado y tenemos que ir viendo la evolución de la persona que está herida».

 

Se esperaba por el testimonio del hombre herido para tener mayores precisiones sobre los hechos. El dueño de la fábrica de hielos Polarcito, Lázaro Cristóbal, confirmó que el agresor es empleado suyo y lo definió como «un tipo callado, que ni hablaba». «Que yo sepa no tenía antecedentes. No sé si tenía alguna enfermedad», indicó. Cristóbal afirmó que en su empresa «nadie molesta a nadie» y sobre la conducta del agresor en su desempeño como empleado mencionó: «Cuando yo venía, él siempre estaba trabajando en su lugar. Que yo sepa, no había peleas ni lo molestaban». Por otro lado, un amigo de las víctimas fatales negó que las personas fallecidas hayan realizado bullying al agresor. «Eran gente maravillosa, trabajadora y honesta», aseguró Antonio Carazotto, cercano a los dos empleados asesinados. Sobre la denuncia de bullying efectuada por el agresor, Carazotto dijo: «Una cosa de esa garantizo que no ha pasado». Intervino en la investigación del caso la División Homicidios de la Policía de Córdoba.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com