Seguridad

Te contamos como funciona el operativo de seguridad SAETA

 Desde el Centro de Coordinación Operativa de la Policía explicaron en qué consiste la cobertura de seguridad para choferes y unidades de Saeta.

 

Cinco personas fueron detenidas por intentar viajar en colectivo sin pagar el boleto y amenazar a choferes entre el fin de semana y ayer. Desde el Ministerio de Seguridad aseguraron que ya cumplen con las medidas de prevención que acordaron en una reunión que mantuvieron con titulares de organismos y referentes gremiales, tras el caso de la chofer de colectivo salvajemente golpeada por un pasajero que no quería abonar su boleto.

 

El titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) seccional Salta, Jorge Flores, concurrió ayer a la Central de Policía para requerir información sobre los hechos de violencia ocurridos el fin de semana y aseguró a El Tribuno: «Estamos trabajando en coordinación con el jefe de Policía para que todo lo acordado en la reunión que habíamos tenido en el Ministerio de Seguridad se implemente. Esto es: un efectivo policial en las puntas de línea, controles sorpresivos a las unidades con seguimiento arriba, acompañamiento con móvil a los que trabajan en los turnos de la noche, tanto a la entrada como a la salida de los barrios, e instalación de cámaras en las puntas más conflictivas, en octubre».

 

En tanto, el director del Centro de Coordinación Operativa, Miguel Ceballos, aseguró que ya hay un policía en cada punta de línea. «Este tipo de cobertura no se hizo antes, en relación con la cantidad de recursos que se asignan. Tal es así, que se coloca un efectivo en cada una de las puntas de línea, que son alrededor de 29 correspondientes a la capital salteña y el Valle de Lerma, es decir, son 29 los policías que están afectados desde las 7 hasta las 0 horas», explicó Ceballos.

 

Pasada la medianoche, como las frecuencias de colectivo se reducen, «cada hora y media el efectivo se queda en la punta de línea, en la medida en que el colectivo se dirige hacia allí, puesto que no tiene sentido que esté el policía ahí si no está la unidad de transporte», sostuvo.

 

El acompañamiento con móvil al colectivo en zonas conflictivas y en determinados horarios también se contempla.

 

En este caso el patrullero acompaña al colectivo. «Primero se baja el custodio del móvil, sube a la unidad, hay un seguimiento durante unas cuadras, el efectivo desciende y el colectivo continúa el recorrido», dijo Ceballos.

 

Desde la fuerza de seguridad indicaron que siempre hubo cobertura para choferes de colectivo y para las unidades, pero que se incrementó tras la última reunión que tuvieron referentes de instituciones y gremios.

 

«Hubo un compromiso institucional y se está cumpliendo. Se está cumpliendo el control en las puntas de línea y nosotros lo monitoreamos», recalcó Ceballos.

 

Otra modalidad que se implementa es la de controles mediante tarjetas magnéticas que cedió Saeta a la Policía para que los efectivos suban al colectivo y hagan parte del recorrido para supervisar si se registra algún problema.

 

«A todo esto se suma el apoyo visual que da el Centro de Vigilancia, ya sea en la zona céntrica o en los lugares donde están instaladas las cámaras de vigilancia», añadió.

 

Cinco detenidos

Durante las primeras horas del lunes pasado, gracias a las cámaras se detectó un incidente en la avenida Paraguay y Bélgica.

 

Cuatro jóvenes de 17, 18 y dos de 21 años, quienes se encontraban en aparente estado de ebriedad, no querían abonar el pasaje e intentaron agredir a un chofer del corredor 7E, quien bajó del colectivo.

 

Policías acudieron al lugar y demoraron a los sospechosos. Quedaron a disposición de la Fiscalía Penal interviniente.

 

Unas horas antes, cerca de las 22 del domingo, un llamado al 911 alertó que en la punta de línea del corredor 6A, un sujeto de 39 años no quería abonar el pasaje y como el conductor le pidió que lo hiciera, el individuo lo amenazó. También quedó demorado.

 

Unos 620 colectivos aproximadamente tienen botones antipánico. «De un total de 1.854 activaciones del botón antipánico que hubo en los últimos seis meses, únicamente 72 han sido incidentes verificados por emergencia comprobada, es decir por desorden o daño, accidentes, personas descompuestas; el resto fueron activaciones involuntarias o accidentales por parte de choferes», sostuvo Ceballos.

 

Lugares conflictivos

 

Al ser consultado sobre determinados barrios como Castañares, Solidaridad y Democracia, donde los choferes de colectivo refieren que sufren más insultos, amenazas o pedradas contra el colectivo, Ceballos respondió que «son lugares conflictivos donde nosotros permanentemente realizamos operativos a fin de mantener despejada la zona».

 

Con respecto a la instalación de cámaras en puntas de línea de las zonas consideradas inseguras, Miguel Ceballos explicó que «la colocación está planificada en tres etapas» y que «se está efectuando un nuevo relevamiento de los lugares». Además, recalcó que «ya hay puntas de líneas donde hay cámaras desde hace tiempo».

 

 

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com