Salta

Suriani se embandera tras la educación religiosa en Salta

Vistiendo un poncho salteño tomó la palabra, “vengo a hablar en representación de los miles de salteños. Me interesa que se respete la autonomía provincial”, sostuvo al hacer hincapié en el preámbulo de la Constitución y el artículo 5 donde “Salta tiene la facultad de implementar su sistema judicial, régimen municipal y también educacional”.

Hoy se desarrolló una nueva audiencia ante la Corte de Justicia de la Nación por el dictado de religión en las escuelas públicas. Representando a Salta, el concejal Andrés Suriani expuso a favor y dijo: “Vengo a pedir que por favor no saquen a Dios de las escuelas”.

Vistiendo un poncho salteño tomó la palabra, “vengo a hablar en representación de los miles de salteños. Me interesa que se respete la autonomía provincial”, sostuvo al hacer hincapié en el preámbulo de la Constitución y el artículo 5 donde “Salta tiene la facultad de implementar su sistema judicial, régimen municipal y también educacional”.

Allí insistió en la concepción de federalismo, pidiendo que se respete la autonomía provincial. “En el artículo 93 se establece que cuando el presidente y el vicepresidente van a jurar, se habla del respeto a sus propias convicciones religiosas y esto no es un tabú es algo que integra la vida de nuestro pueblo en todas sus facetas, hasta en los nombres de las provincias argentinas, seria increíble demonizar la religión”.

Introducido en el marco legal hizo referencia al Pacto de San José de Costa Rica, donde “se consagra el derecho de los padres a que los niños puedan recibir educación religiosa, conforme a sus propias convicciones. El plexo normativo es que está consagrada la libertad religiosa en nuestro país”. Allí aseguró que en Salta “hemos crecido y aprendido a convivir los musulmanes, los judíos, los evangélicos, adventistas, los testigos de jehová, los católicos, con respeto a la pluralidad, porque así somos”.

Finalmente hizo referencia a que el derecho a la educación religiosa está presente en la constitución provincial desde 1886 y a pesar de todas las reformas que sufrió el documento nunca se modificó ese apartado. “Hay una intolerancia manifiesta hacia lo religioso y nos duele a los salteños”.