Argentina

Supermercados chinos se suman al boicot contra proveedores

Será durante la primera semana de abril. El jueves 7 coincidirá con el boicot lanzado por la CTA y Consumidores Libres contra los hipermercados.

El Director Ejecutivo de la Federación de Supermercados y Asociaciones Chinas de la República Argentina (FESACH) Miguel Ángel Calvete, anticipó la medida para la semana próxima para protestar por la fuerte suba de precios de alimentos y de artículos de primera necesidad registrada en los últimos cinco meses.

 

Ante el perjuicio que les generará el boicot de compra contra los supermercados promovido por la CTA autónoma y otras organizaciones de consumo, los chinos buscan visibilizar que sus comercios también son víctimas de las distorsiones de precios generadas por las distribuidoras y los grandes productores.

 

Durante cinco días, desde el lunes 4 al viernes 8 de abril, dejarán de comprar a proveedores y grandes industrias en una gran cantidad de autoservicios y almacenes, propiedad de residentes chinos del país, aunque aclaró que la medida no incluirá productos lácteos y perecederos, pero se restringirá en su totalidad la compra del resto de los artículos.

 

Resaltó que el sector que representa constituye «un eslabón fundamental en la relación con el consumidor final”, que en los últimos meses se vio muy perjudicado por la especulación de las grandes empresas y las distribuidoras, como consecuencia de lo cual se dispararon fuertemente los precios y se produjo una caída notable en las ventas.

 

Al respecto, Calvete quien también preside el Instituto de Estudios de Consumo Masivo (INDECOM), sostuvo que en la cadena de formación de precios “todos son responsables en menor o mayor medida”, siendo los más perjudicados los productores de materias prima como los consumidores finales, donde los primeros reciben migajas por su trabajo” mientras que los otros “terminan pagando demasiado por el producto que adquierne”.

 

Reconoció que si bien se verán perjudicados por una baja en las ventas durante esa jornada, se trata de un llamado de atención y una herramienta válida que tienen los consumidores para protestar contra las subas permanentes e injustificadas de precios.