Acá se atienden gratis

Sucedió en Bolivia: «No vamos a sacar a un compatriota de la cama para atender a un argentino»

Orlando Ibáñez y Nilda Ruiz viajaron a Bolivia para participar de la peregrinación por la Virgen de Ukupiña, pero la poca reciprocidad de los hospitales públicos transformó el paseo en una pesadilla. «Mi papá antes de llegar a la procesión se desmayó y se cayó en medio de la calle. Ante la desesperación, mi mamá llamó a emergencias y lo trasladaron en un camión de bomberos. Pasaron por varios hospitales públicos y ninguno lo quería recibir. En un momento, el conductor se bajó a dar la cara en un hospital y habló con uno de los médicos. Le dijeron que no iban a sacar una persona de ellos para poner un argentino», relató la hija de Orlando Ibáñez.En ese momento este salteño, que había sufrido un ACV (accidente cerebro vascular) sufrió un paro cardíaco, por lo que decidieron trasladarlo a una clínica privada. «Lo recibieron a mi papá. A mi mamá le hicieron firmar un pagaré diciendo que tenían que pagar la internación y que lo iban a tener 12 horas. A mi papá lo pusieron en la terapia y, en total, gastamos $180 mil», relató Gabriela.

TE LO PRESENTO:SUFRIÓ UN ACV EN BOLIVIA Y LOS HOSPITALES PÚBLICOS BOLIVIANOS, NO LO ATENDIERON: "NO VAMOS A SACAR A UN…

Posted by Marcelo Fava Fava on Thursday, January 31, 2019

Al día siguiente la situación empeoró. Nilda contó que Orlando estaba en una condición delicada de salud y que necesitaba más dinero porque si no lo iban a sacar de la terapia. Ante la desesperación, Nilda le pidió a sus hijos que vendan el auto.

«Otro problema que tuvimos es que teníamos que mandar dólares porque no querían plata argentina. Así que tuvo que viajar mi hermana y llevar más dinero. El médico le dijo a mi mamá que, si no seguían pagando, se iba a morir ahí y que lo mismo iba a tener que pagar para retirar el cuerpo porque mi papá estaba mal», relató Gabriela.

Un regreso complicado

El miércoles, finalmente la familia decidió trasladar a Orlando Ibáñez a Salta para que lo atiendan en la provincia. “Por suerte conseguimos el vuelo sanitario el día martes, lo íbamos a trasladar hasta la frontera y de ahí en avión. El martes había un piquete en Bolivia, por lo que se tuvo que bajar el chofer de la ambulancia y mostrarle cómo estaba mi papá”, relató Gabriela, la hija del paciente.
Al llegar tarde, Orlando Ibáñez quedó internado en el hospital de Tartagal, porque había empeorado. Al otro día el vuelo sanitario pudo trasladarlo. “Mi papá estuvo tres meses en la terapia, pero gracias a Dios está bien y se recuperó”, finalizó.

 

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com