Rugby

Símbolos de pasión, cultura e identidad

A través del diseño, las camisetas cuentan historias y rinden tributo a largas tradiciones.

El ambiente para el Mundial de Japón se va cocinando al fuego de las revelaciones: a medida que se acerca inicio del torneo, previsto para el 20 de septiembre, los seleccionados van dando a conocer no sólo sus planteles definitivos (Argentina lo hizo el lunes) sino también los diseños de las camisetas que utilizarán en su búsqueda de la copa Webb Ellis. En todas ellos es posible distinguir, en mayor o menor medida, rasgos que hacen referencia a aspectos de la cultura o de la identidad de cada país. El de la estética es un Mundial paralelo: los diseños más atractivos o audaces arrasan en las ventas o se convierten en objetos de colección, mientras que otros caen en el olvido.

Los Pumas presentaron sus modelos de camiseta titular y alternativa a principios del mes pasado. Japón 2019 será su segundo Mundial con Nike (luego del de Inglaterra 2015), perpetuándose así una relación comercial que comenzó en 2012 de la mano de Agustín Pichot, puente entre la UAR y la marca de la pipa. Hasta Nueva Zelanda 2011, Argentina había vestido de Adidas en todos los Mundiales, salvo en el de 2003, cuando fueron patrocinados por Topper. Hasta aquí, la mano de Nike ha generado críticas variadas. Y es que si algo sabe hacer muy bien la firma estadounidense es no dejar indiferente a nadie. Sea para elogiarlos, sea para defenestrarlos, lo que le importa es que la gente hable de sus diseños. Cabe recordar el revuelo que provocó el diseño de la camiseta de Los Pumas para el primer Rugby Championship, con franjas en diagonal que rompían totalmente con el modelo tradicional.

Los diseños para este Mundial siguen la misma línea, aunque con matices. El estilo old school de la titular, sin estridencias y con cuello polo y botones, tuvo opiniones mayormente positivas, mientras que la alternativa, con franjas verticales en diferentes tonos de azul y un muy polémico color amarillo debajo del cuello que simboliza el sol -en homenaje al Monumento Histórico a la Bandera que se encuentra en Rosario- fue vilipendiada por todos lados. Curiosamente, en las redes, la valoración extranjera fue a la inversa: si bien destacaron el modelo vintage titular, aplaudieron el más moderno y arriesgado diseño de la suplente. Ambas cuentan con tecnología Aeroswift 2.0, un sistema de comodidad y enfriamiento diseñado para una mayor respiración.

A diferencia del Mundial de fútbol, donde Nike, Nike, Adidas y Puma se reparten el 90% del mercado de camisetas, en el de rugby el que marca el paso es Canterbury: un tercio de los equipos que competirá en Japón llevará el logo de la marca neozelandesa en el pecho. No está entre ellos, por insólito que parezca, Nueva Zelanda. Los All Blacks pertenecen a Adidas, que se asoció con el diseñador Yohji Yamamoto para confeccionar la camiseta de los campeones del mundo. El diseño lleva motivos hechos a mano de helechos y koru, símbolos de la cultura maorí, y se sirve del uso de tejido sin costuras, lo que proporciona ajuste, resistencia y ligereza. Es un 25% más ligera que sus predecesoras. Como detalle, en la manga derecha figura la Copa del Mundo y los años en que la ganaron: 1987, 2011 y 2015.

La más jugada en cuanto a diseño seguramente sea la camiseta alternativa de Australia: la marca Asics ideó un modelo en los pueblos indígenas. A lo largo de la historia del seleccionado, más de una docena de jugadores descendientes de aborígenes e isleños han representado a Australia. Sin dudas, será una de las más requeridas en Japón. Asics también vestirá a Sudáfrica, que fue la primera en revelar su casaca, allá por fines de abril. Más allá del diseño, la tecnología juega su papel. Los Springboks son acaso el seleccionado más físico del mundo, por lo que su juego requiere de camisetas muy resistentes. Para ello se elaboraron más de 10 muestras con 30 tejidos diferentes. Y ni hablar de la de Inglaterra, para la cual Canterbury realizó más de 200 pruebas de resistencia a la tela. “La Rosa” espera, eso sí, que sus camisetas no terminen en el rincón de las ofertas, como sucedio en el Mundial pasado, en el que fue eliminada en primera ronda. Uruguay finalmente encargó a la empresa Oxbridge el diseño de su camiseta y el resultado fue excelente: Los Teros vestirán una hermosa camiseta celeste con la figura del sol en un costado. La de Japón, el anfitrión, remite con sus rayas rojas a una armadura samurai, y unas líneas doradas que representan el amanecer sobre el Monte Fuji.

Una última curiosidad: el diseño alternativo de Gales podría tranquilamente pasar por una de Tucumán Rugby, con sus cuadrantes verdes y negros. En realidad, el verde oscuro apunta al tercer color de la bandera galesa.

Fuente: LaGaceta

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com