Argentina

Sica desempolvó la reforma laboral: «Hay que discutir flexibilidad por estabilidad»

"No dejamos de impulsar la reforma laboral”, señaló ante la prensa el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, en el marco del Coloquio de IDEA que se desarrolla en Mar del Plata.

«No dejamos de impulsar la reforma laboral”, señaló ante la prensa el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, en el marco del Coloquio de IDEA que se desarrolla en Mar del Plata.

El funcionario aclaró que el Gobierno viene trabajando en el tema desde el principio de la gestión, y aclaró que “seguimos tratando de alcanzar acuerdos a nivel sectorial”, y puso como ejemplo los acuerdos con los petroleros en el área de Vaca Muerta. Por eso dejó claro que Cambiemos no buscará darle un nuevo impulso, sino que “nunca dejamos de trabajar” en el tema.

El Gobierno tenía como objetivo concretar una reforma laboral que pretendía impulsar en el Senado luego de la aprobación de la reforma previsional. Sin embargo el tema se empantanó a partir de la postura muy crítica del camionero Pablo Moyano, que llegó a sugerir la existencia de una nueva “Banelco”, lo que heló la sangre de los senadores peronistas, que con Miguel Pichetto a la cabeza frenaron entonces el avance del proyecto.

En ese sentido Sica señaló la necesidad de que “nos acompañen distintas fuerzas políticas o que se trate en Diputados y Senadores”.

En su exposición, Sica dijo que los sindicatos “están formateados al mismo diseño de la economía”. “Cuando uno recorre las empresas, los generadores son las PyMEs, la principal dificultad que encuentran para ser más dinámicas es como ha quedado formateado el sistema de relaciones laborales. Las empresas más chicas que tienen más capacidad de generar empleo, son las que tienen más miedo por las restricciones que pueden encontrar”, agregó.

En el panel “Un país más competitivo”, el ministro puntualizó que “el empleo informal interpela que las restricciones laborales protegen el empleo, pero no generaron un sistema dinámico para mejorar el empleo informal. Tenemos que tomar los datos duros del mercado de trabajo y dialogar sobre reformas laborales sin temas de ideología porque si no generamos un prejuicio que no podemos avanzar”.

“Hay que consensuar canales de diálogo, el cambio es porque hay nuevas formas de trabajo, nuevas tecnologías. Son nuevas formas laborales. Queremos discutir formatos laborales, no que penalicen o quiten derechos al trabajador. Queremos generarle derecho a los que están fuera del empleo formal. Un mal mercado laboral es el problema del sistema previsional que tenemos hoy”, señaló.

“Hay tres leyes laborales que están durmiendo en el Parlamento nacional que no hemos logrado que la oposición se siente seriamente a discutirlos. En estos temas está el peligro de los bancos laborales futuros, por eso tenemos que sentarnos sin prejuicio ni ideología, para adecuarnos a los nuevos cambios. Esperamos poder tener la madurez para llevarlo adelante el año que viene porque si no vamos a generar muchos más desocupados, empleos informales y más pobreza”, concluyó.

Las retenciones

En otro tramo de su intervención, Sica se refirió a las retenciones. “Son el peor impuesto” que pudieron haber implementado, dijo y agregó que “fueron necesarias para corregir el desequilibrio fiscal y macroeconómico”.

“Hemos hecho el mea culpa de que tuvimos que hacer algo que va en contra de lo que queremos desde el Gobierno, pero cuando uno hace política económica hay veces que hay que sacrificar algunas cuestiones de corto para lograr beneficios de mediano”.

El ministro aseguró que las retenciones “van a ser temporales”. “Esto va a permitir en esos dos años alcanzar el equilibrio, estabilizar la macro y volver a poner a la economía en la tasa de expansión que veníamos trayendo hasta el primer trimestre de este año”, añadió.

“No podemos ser más competitivos y tener el desafío de cambiar la cultura económica y social para ser una cultura exportadora si no equilibramos la macroeconomía. Teníamos que dar señales claras en medio de una crisis, de que podíamos corregir el desequilibrio fiscal y poder ir a una economía con una más baja inflación y dar señales en materia de política fiscal, monetaria y cambiaria mucho más firmes”, explicó en el hotel Sheraton de Mar del Plata.

Además, sostuvo que quisieron avanzar con el gasto, pero “hay temas que tenemos que discutir que tiene que ver con la reforma previsional que por ser un Gobierno minoría no se podría avanzar”.

“Las restricciones políticas nos llevan a un callejón sin salida donde tuvimos que poner las retenciones que nos permitieron dar esa señal del equilibrio primario. Siempre vamos a generar algún tipo de discrecionalidad que puede impactar en algún sector”, justificó Sica.

Y destacó que “el hecho de que el sector empresarial haya tenido que salir a solucionar temas que la política no soluciona, también le genera una carta al sector privado para poder interpelar a los políticos de la oposición sobre qué es lo que van a hacer ahora para contribuir a alcanzar el equilibrio macro. Siempre ha habido una disociación en la clase política, en términos del Estado y los contribuyentes, y de quien termina pagando las cosas. Todos vimos un video de un político que decía que el gas lo paga el Estado y no la gente. ¿Quién se cree que financia al Estado? Es la gente”, disparó.

Representación empresarial

Con respecto a las cámaras empresarias, el ministro afirmó que “en general el sistema de representación empresarial está obsoleto”. “Es parte de que el sistema de instituciones se formateó en base a una economía cerrada, donde se discutían las políticas de forma distinta, tenías mucha concentración en los mercados que generaban formas de representación desiguales, una economía discrecional donde las cámaras negociaban la tasa de rentabilidad no en los mercados sino en los despachos oficiales. Había una forma poco transparente en la relación de la formulación de la política pública”.

“Esto generó mucha dispersión, Argentina debe tener 1.700 cámaras a nivel sectorial y 500 entre federaciones y confederaciones. Nosotros estamos impulsando un cambio de reglas de juego para una economía mucho más abierta, integrada al mundo y competitiva”, comentó el economista.

“La sociedad esta exigiéndonos tener una economía distinta, más competitiva, mucho más integrada, porque los cambios tecnológicos llevan a tener más integración y está poniendo en tela de juicio el formato en que las cámaras se están moviendo”, señaló.

Y sobre las entidades empresarias agregó: “No es transparente. Son débiles en materia de actuación, tienen capacidad de daño, pero no de construcción de política pública, en este cambio que hay que hacer de normativas, las cámaras tienen un desafío y mi sensación es que muchos representantes tienen vértigo de enfrentarse a ese mundo distinto. No todas las representaciones tienen la velocidad del cambio generacional que está teniendo IDEA”.

“Necesitamos una reconversión del sector. Si esto no se acelera, desde el Estado vamos a tener que discutir algunas regulaciones o leyes que empiecen a generar un cambio mucho más dinámico en las cámaras empresariales”, advirtió el ministro de Producción y Trabajo.
Resaltó la necesidad de “ser más competitivos. Los números grafican por qué, tenemos 30% de pobreza y 30% de empleo informal. Esos dos números nos cuestionan y obligan a ser competitivos, en los últimos 50 años de gestión generamos un equilibrio de economía política, que es el funcionamiento de las relaciones sociales que regulan los mercados y trabajan sobre los mercados. Generamos un equilibrio mediocre de las organizaciones, los mercados y de la clase política que nos ha impedido crecer de forma sostenida generando más inversión, más productividad y más empleo. La productividad argentina es la misma que en 1950, han pasado los años, el resto de los países creció y nosotros nos estancamos”, añadió.

“Somos competitivos o tenemos los recursos, pero generamos relaciones en las que no podemos aprovechar todo nuestro potencial y nos resignamos a aceptar no sacar todo ese potencial. Nos acostumbramos a las formas de hacer política cerrando los mercados y estando condenados a nuestro propio mercado”, reflexionó Sica.

Destacó que ser competitivos significa “generar una tasa de inversión sostenida que mejore la calidad del empleo y que genere mayor estabilidad. Implica cambios no solo de regulaciones, normas de la economía y fortalecimiento de la economía, sino que en esta idea de ‘soy yo y es ahora’ –lema del 54° Coloquio de IDEA- nos interpela a todos a ver en qué podemos ser más competitivos para romper todas trabas”.

“La exportación es una salida para romper este ciclo de que cada 4 o 5 años nosotros nos caemos. Nuestra capacidad de crecer lo restringe el sector externo, la cantidad de divisas, como no las generamos las tenemos que pedir prestadas. La exportación va a romper esa maldición de seguir cayendo repetitivamente”, aseguró.

“Tenemos que seguir haciendo todo para seguir generando valor, creando y participando e involucrándose. Pero tenemos que tener una interpelación para la clase política, que esté a la altura de las circunstancias de los desafíos que tenemos que enfrentar. Durante 30 años tuvimos un pacto político donde garantizamos la democracia y los derechos humanos, pero nos olvidamos de la economía. Hay que mejorar las reglas e instituciones para tener una economía mucho mejor”, puntualizó el ministro.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com