Educación

Según los científicos, la adolescencia ahora dura de los 10 a los 24 años

Una editorial de la revista Lancet Child and Adolescent Health afirma que esa edad se ajusta más a la realidad actual

Una reciente editorial de la revista Lancet Child and Adolescent Health propone que la adolescencia dure hasta los 24, cinco años más de lo que se consideraba.

“La adolescencia es la etapa que se extiende entre la infancia y la adultez, y su definición siempre se prestó a discusiones -escriben Susan Sawyer y colegas en la publicación científica-. La transición ahora ocupa una parte mayor de la vida (…) y es esencial una definición más inclusiva para trazar adecuadamente las leyes, políticas sociales y sistemas de servicios”.

Según los especialistas, la menarca (primera menstruación) se adelantó cuatro años en los últimos 150 años y en China, se presentó seis meses antes por década, en promedio, en el último cuarto de siglo.

Por otro lado, ciertos procesos de desarrollo cognitivo continúan más allá de los 20. Hasta ahora, la OMS consideraba que la adolescencia llegaba hasta los 19.

Marcia Braier, jefa de docencia e investigación del Hospital Tobar García, está muy de acuerdo con esta idea. “Esto se observa más en las grandes ciudades -opina-. Los chicos maduran más tarde, se independizan más tarde, dependen de los padres, especialmente en las clases medias”.

Pero no todos coinciden. Hay quienes se preguntan si en lugar de adaptarnos a los tiempos que corren estamos “infantilizando” a los jóvenes.

Para Irene Melamed, especialista en adolescencia de la Sociedad Argentina de Pediatría y vicepresidenta de la Sociedad Argentina de Salud Integral de la Adolescencia (Sasia), “la propuesta no deja de ser auspiciosa y abre puertas para pensar el tema en profundidad. Hay argumentos a favor, como estar en mejores condiciones de abordar la transición de la adolescencia a la adultez. Pero también hay que alertar sobre la posibilidad de que se postergue la edad de tomar decisiones razonadas propias de un adulto”.

“Al ver este artículo mi primer pensamiento fue ‘¡Oh, no! Ya les estaba costando a los jóvenes ganar autonomía y ahora los queremos seguir llamando adolescentes’ -exclama Catsicaris-. Seguramente es necesario redefinir necesidades de salud del grupo de ‘jóvenes adultos’. Pero pensar en seguir llamándolos adolescentes me parece que fuerza aún más la justificación de permanencia en un momento del ciclo vital de la familia humana que ya no les corresponde”.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com