INCENDIOS EN LOS VALLES

Se quemaron viñedos y monte en Cafayate

Las ráfagas de viento norte que azotaron ayer generaron un incendio de proporciones. Se quemaron varias hectáreas de vid y un importante sector de bosque nativo.

Al ser esta una estación seca, más marcada en los Valles Calchaquíes que en otras regiones de la provincia, no es difícil imaginar que una chispa encienda el fuego y el mismo se propague sin freno, ya que todo el pasto, los arbustos y árboles sin hojas del bosque nativo calchaquí y los troncos de las vides en reposo resultan altamente inflamables.

Es lo que ocurrió ayer en Cafayate, donde los vecinos vieron con enorme preocupación que una inmensa columna de humo se levantaba hasta el cielo en la siesta de los valles, mientras un ventarrón caliente atravesaba los campos y los pueblos entre quebradas.

«Esto ocurrió a las 15.30, como consecuencia de un viento rápido que pasó por Cafayate, no tan fuerte, que provocó la caída de tres postes de luz en la zona baja de su territorio entre las fincas de Domingo Hermanos y de Lovaglio, Miguel Ángel, conocido como «el Chango’. Los postes de Edesa se cayeron porque no tienen mantenimiento, tienen podridas las bases y los pudo voltear fácilmente el viento y al caerse ocurrió un cortocircuito y el chisperío encendió el fuego en la zona», relató un vecino cafayateño.

Los postes de energía caídos a consecuencia del viento, lanzaron las chispas incendiarias.

Agregó que «se formó un incendio que cruzó la finca de Lovaglio quemando gran parte de sus viñedos, se expandió y pasó a la siguiente finca de Domingo Hermanos. Pero la más perjudicada fue el viñedo del Chango Lovaglio, que no es la primera vez que sufre daños por fuego. También se quemaron rollos de alfalfa que guardaba para comida de sus animales. Los bomberos llegaron al lugar para combtir el fuego que se extendió por una gran superficie».

Con mucho pesar, el vecino informó: «Es triste ver que se queman viñedos y también es muy triste ver que se queme parte del bosque nativo de los alrededores de estas áreas afectadas, algo por lo que venimos luchando hace mucho tiempo, porque los Valles Calchaquíes vienen perdiendo toda su flora por una cosa o por otra. Lo peor es que estos eventos son evitables».

De hecho, el vertedero regional del consorcio público de gestión de residuos de los municipios de Animaná, San Carlos y Cafayate durante meses estuvo ardiendo y humeando, contaminando todo a su alrededor sin solución de continuidad, lo que valió la denuncia de vecinos que recurrieron a la Justicia para intentar preservar el ambiente y la salud.

El fuego y la ambición se cobraron en los últimos 30 años el 70 por ciento del monte nativo de los Valles, antes preñado de algarrobos, churquis, chañares, cardones y breas, entre tantas otras especies originarias y vitales para el equilibrio ecológico de la región. Queda un mísero 30 por ciento que por tanto ignorar, por tanta indiferencia y por la brutal cobardía que entrañan intereses letales, también están en riesgo de extinción. A raíz de esto se hizo una petición en la plataforma virtual Change.org que ya cuenta con más de dos mil firmas pero necesita miles más, y reza: «Otorgar urgente, máxima protección al bosque nativo de Cafayate y el Valle Calchaquí’. Los que deseen, pueden firmar entrando a Change.org y buscar «Por los Bosques Nativos de Cafayate y los Valles Calchaquíes», la petición en Change.org dirigida al Gobierno de la Provincia de Salta y al Gobierno nacional para proteger el bosque nativo.

Fuente: El Tribuno

 

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com