Argentina

Se disparó la demanda de detectores tras las muertes por monóxido de carbono

Crece la consulta por los detectores de monóxido de carbono para prevenir intoxicaciones. El pasado lunes se vendieron 1.500 en Mercado Libre, cuando habitualmente salen entre 20 y 40 por día.

El monóxido de carbono es conocido como el asesino silencioso. En los últimos días se conocieron los casos de la periodista y modelo Lucía Trotz, quien falleció por inhalarlo, y de la mujer y el hijo del senador radical Luis Naidenoff, que fueron encontrados sin vida este lunes en Formosa. Este tipo de intoxicaciones se pueden prevenir si se toman ciertas precauciones en casa. Para extremar los cuidados, una de las alternativas es instalar detectores sonoros y lumínicos que alertan ante situaciones de riesgo. Por miedo o por haber tomado conciencia, su venta creció notablemente en estos días.

Una alarma que salva vidas

«Instalá una alarma que salva vidas», promociona Metrogas en su sitio web, al ofrecer uno de estos equipos. Consultados por Clarín, fuentes de la empresa contaron que las ventas rondan las 20 unidades diarias, pero en épocas invernales suelen tener picos de 650 detectores por día en todo el país.

Ante la pregunta de si los casos de Trotz y los Naidenoff aumentaron el interés en el producto, respondieron en forma afirmativa. «Se incrementó ampliamente la búsqueda de información sobre el tema y las consultas en nuestros canales de atención al cliente, lo que se tradujo también en un aumento de pedidos del detector de monóxido», indicaron.

Las ventas de detectores también crecieron en Mercado Libre, donde se pueden conseguir modelos que van desde los $393 hasta los $10.000. «Como dato más destacado, este lunes se vendieron 1.572 unidades. Es un récord en lo que va del año, y para este tipo de productos dentro del sitio», contaron a Clarín fuentes de la compañía, y señalaron que el producto tiene una venta promedio de entre 20 y 40 unidades diarias.

El detector más vendido por Mercado Libre fue el de la marca Kidde. Funciona con dos pilas AA y cuenta con el Certificado UL, el más importante de Estados Unidos. Se consigue por $1.845 y tiene 10 años de garantía. Además del aumento de ventas, en la plataforma notaron movimientos inusuales a nivel tráfico. Es decir, gente interesada en el producto. «Este lunes hubo un pico de búsquedas poco habitual: casi 15.000 usuarios estuvieron buscando la frase «detector monóxido carbono'», precisaron los voceros.

Por su parte, el aparato de Metrogas -que se consigue en su sitio web y también por Mercado Libre- tiene un precio de $2.352 en un pago o de 12 cuotas de $196 con tarjetas seleccionadas, con envío gratuito a todo el país. Es de fácil instalación y no requiere de un profesional técnico. Se enchufa en un toma corriente, se ubica en los ambientes donde haya artefactos a gas u otro hidrocarburo, y tiene una cobertura de 50 m2. Cuenta con una alarma sonora y una señal lumínica, que se activan en forma simultánea.

Desde Metrogas sugieren instalarlo porque «el monóxido de carbono es una sustancia tóxica que ingresa al cuerpo a través de la respiración. Es altamente peligroso porque no es detectable a través de los sentidos. Carece de olor, sabor y color. Tampoco irrita los ojos ni la nariz. Frente a este hecho, cientos de personas podrían tener presencia de monóxido de carbono en sus hogares sin saberlo».

Aunque están convencidos de que el detector es «un elemento que puede prevenir accidentes», desde la empresa asumen que también es fundamental realizar un control periódico de la instalación interna por parte de un gasista matriculado, para mantener la seguridad diaria en la vivienda.

La empresa insta a instalarlo porque «el monóxido de carbono es una sustancia tóxica que ingresa al cuerpo a través de la respiración. Es altamente peligroso porque no es detectable a través de los sentidos. Carece de olor, sabor y color. Tampoco irrita los ojos ni la nariz. Frente a este hecho, cientos de personas podrían tener presencia de monóxido de carbono en sus hogares sin saberlo».

Aunque están convencidos de que el detector es «un elemento que puede prevenir accidentes», desde la empresa asumen que también es fundamental realizar un control periódico de la instalación interna por parte de un gasista matriculado, para mantener la seguridad diaria en la vivienda.