Aunque las se venda la mitad

Salta no corre el Día del Padre

La fecha se celebrará el tercer domingo de junio, como es habitual.

En Salta el Día del Padre se celebrará, como todos los años, el tercer domingo de junio, que en esta oportunidad será el 21 del mes que viene.

La Cámara de Comercio e Industria de Salta debió aclarar que la fecha se mantenía porque en Buenos Aires se evalúa la posibilidad de retrasar para julio la celebración y la noticia generó confusión en la provincia.

En Buenos Aires, la iniciativa surgió de un grupo de empresarios de la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (Fecoba) y de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), quienes se reunieron con la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, para presentarle la idea del cambio de fecha.

Al pedido se sumaron los industriales de la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA), quienes proponen trasladar el Día del Padre al 19 de julio, tercer domingo de ese mes, para generar un repunte en las ventas.

Pero en Salta, sin circulación comunitaria del virus COVID-19, con un aislamiento social flexibilizado al punto que el comercio volvió a trabajar y están permitidas las reuniones familiares de hasta 10 personas los fines de semana y feriados, la institución que nuclea a los comerciantes de la provincia consideró que sería un error trasladar la fecha.

La secretaria de Comercio de la Cámara, Paula Dantur, aclaró: “Las que están cambiando la fecha de la celebración son las provincias que tienen menos flexibilización que nosotros ante las bajas ventas que registran”. Y agregó: “Ante la incertidumbre sobre lo que pueda pasar en julio, nosotros preferimos no trasladar la fecha porque nos parece que es lo correcto y que todos los socios van a estar de acuerdo con eso”.

En diálogo con El Tribuno, Dantur insistió: “Ante la incertidumbre, preferimos aprovechar que en este momento la situación está controlada y bastante tranquila, ya que no hay circulación comunitaria del virus”.

“Por ahora, estamos pudiendo abrir los negocios y las reuniones sociales y familiares de hasta 10 personas también refuerzan la posibilidad de que se celebre ese día”, detalló.

Por la difícil situación económica que se atraviesa como consecuencia de la pandemia, la referente de la cámara empresaria no se arriesgó a pronosticar el comportamiento de la actividad este año. “Las ventas por el Día del Padre todavía no empezaron, aún es pronto para estimar cómo serán; a la incertidumbre general se sumó que la gente todavía no sabía si se corría la fecha o no, por eso nosotros necesitamos aclarar que no se corre en Salta, será el 21 de junio”, dijo.

Sí expuso en cambio que, en promedio, “las ventas hoy cayeron un 50% en comparación con años anteriores, que tampoco fueron buenos”. No obstante, dijo que hay excepciones en rubros puntuales, como los celulares, que se venden bien en casi todas las fechas. En este sentido, admitió: “Estamos sabiendo que va a ser un año difícil, no van a ser ventas muy buenas, pero sí va a ayudar a que junio se reactive un poco en los números finales”.

“Normalmente en junio se disparan las ventas en algunos rubros como indumentaria y calzados masculinos y las que tienen que ver con productos para hombres, como perfumería y relojería”, indicó, y agregó que “hay comercios específicos en los que claramente este es el día de mayor ventas del año”.

Por otra parte, anticipó que la Cámara de Comercio e Industria trabaja para intentar cerrar algún acuerdo para poder ofrecer promociones a los clientes que necesiten realizar compras con tarjetas de crédito.

Finalmente, Dantur llamó a “no llevarse de lo que se vea a nivel nacional, porque seguramente Buenos Aires correrá el día, pero en Salta lo mantendremos el tercer domingo de junio”. Y anticipó que unos 10 días antes los clientes ya podrán observar en las vidrieras las distintas ofertas del comercio para esta fecha.

En algunos locales de venta de ropa y artículos para hombres visitados por este diario, los responsables de ventas coincidieron en que el Día del Padre es la gran apuesta que tienen en estos momentos para intentar levantar las ventas.

“Venimos de casi dos meses sin poder trabajar y, cuando abrimos, las ventas no se dispararon porque la gente en realidad no tiene plata, compra lo justo y espera a ver qué pasará más adelante”, indicó Pedro, un vendedor de un local de ropa masculina en la peatonal Alberdi.
El panorama es similar en varios negocios.

 

 

Fuente: ElTribuno