Espectáculos

«Room 104»: la cámara puesta en la intimidad de un cuarto de hotel

El lugar es siempre el mismo, pero las historias cambian cada semana. En capítulos de menos de media hora se suceden situaciones de todos los géneros, no siempre enmarcadas en la verosimilitud.

¿Quiénes ocuparon antes la habitación 104 de este hotel? ¿Quiénes se hospedarán luego? Hay dos camas dobles acolchadas y una mesa de luz frente a la cómoda con el televisor. Más allá, una lámpara de pie: su tono opaco -o verdoso- rebota en las densas cortinas y en la persiana americana de la única ventana al exterior. Huele a limpio y a encierro a la vez. Desde el 11 de este mes, cada viernes a las 21.30 se estrena por HBO un episodio -de un total de doce- de la ingeniosa serie Room 104. En menos de media hora, aquí adentro habrá mini-historias dramáticas, absurdas, temibles y hasta horrorosas.

El desafío es poder imaginarlas juntas, y contrastarlas, para buscar su posible unidad serial. Los creadores, los hermanos Mark y Jay Duplass, llevaron a HBO esta ficción bastante económica con directores casi todos distintos. No importa la época, sólo el lugar: la habitación 104 de este hotel de ruta, cerca del aeropuerto de Cleveland, Ohio.

El peso trágico, cómico o tenebroso de Room 104 reside en el ingenio de los Duplass para haber ideado doce historias -con diferentes actores cada vez- que buscan una misma tensión. Cómo surge un conflicto entre dos o tres personajes que se descubren, revelan o repelen en un escenario cerrado.

Mark Duplass escribió seis episodios, Jay actúa en uno, y cada director sigue, a su modo, el divertimento que concibieron aquellos dos. Detrás de la persiana americana de la 104, la luz verdecina no envuelve a todos con emoción afín. El espectador recordará antecedentes como La dimensión desconocida (The Twilight Zone) o la misteriosa saga televisiva Alfred Hitchcock presenta, y desde 2011, como oferta del catálogo de Netflix, la adictiva serie Black Mirror, que espera su cuarta temporada.

Pero el objetivo de Room 104 no es alertar sobre futuros alienantes, crímenes soterrados o temores -veraces o paranoicos- ante la tecnología. El presente intemporal de Room 104 puede asfixiar.

Siempre que el espectador se lo crea hasta el final, claro. Y allí está algo de la debilidad general de Room 104. Basta volver a ver los tres primeros episodios en Cablevisión Flow y en el canal 1 HD (sus servicios on-demand), donde estarán disponibles los que faltan, una vez emitidos por la pantalla de HBO. No todas las mini-historias funcionan o se resuelven con la misma efectividad.

En Ralphie, el primer episodio, una niñera (Melonie Díaz) llega a la habitación 104 para cuidar a un nene con conflictos de personalidad (Ethan Kent), mientras su padre (Ross Partridge) se va a una cita por dos horas, según promete. ¿Lo que sufrirá ella, o el niño, será imaginación o verdad? Toda ambigüedad requiere indicios lógicos para cautivar. Si no, puede rozar la arbitrariedad. En el segundo, Pizza boy, un gordito de anteojos y pelo largo (Clark Duke) llega a la 104 con su delivery: una grande de muzzarella. La pareja que componen James Van Der Beek y Davie-Blue se puso de acuerdo para martirizarlo. ¿O es todo un juego del repartidor?

Otra vez faltarán indicios. ¿Qué salva al episodio? Las escenas actuadas con excelencia. Ningún rostro temeroso o desaforado roza jamás lo forzado. En el episodio del viernes pasado, The Knockandoo, una mujer (Sameerah Luqmaan-Harris) convencida en la salvación, recibe en la habitación a un sacerdote (Orlando Jones), también negro, que va a guiarla en su pasaje espiritual y mental al mundo del Señor.

Quien quiera creer que crea. Esa parece ser la premisa -y el pacto argumental- de los hermanos Duplass. En el del viernes que viene, Sabía que no estabas muerto, será el propio Jay el protagonista en la 104: un viejo amigo le va a dar consejos sobre sus conflictos matrimoniales y algo extraño se disparará. Un hotel por la noche es un mundo paralelo en donde todo se va a desbordar.

CRÍTICA

Calificación: Buena

Creadores: Mark y Jay Duplass Actores: Hugo Armstrong y Melonie Diaz, entre otros Emisión: Viernes 21.30, por HB0 y luego Flow y 1HD.

 

Fuente: Clarin

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com