¿Y la justicia?

Robó e incendió un auto, pero igual quedó en libertad

Sólo le prohibieron lo obvio, usar estupefacientes o abusar del consumo de bebidas alcohólicas.

Luego de que en septiembre de 2018, Javier «Pipo» Frías robara e incendiado un vehículo, la jueza del Tribunal de Tartagal, Asusena Margarita Vásquez, lo condenó a la pena de dos años de prisión de ejecución condicional.

Durante dos años, el joven de 25 años, deberá fijar domicilio y someterse al control de un patronato, abstenerse de concurrir a determinados lugares y relacionarse con determinadas personas.

Además, tiene prohibido acercarse a una distancia menor de doscientos metros de la víctima o su familia, de ejercer actos de violencia físicos o psíquicos en su contra.

Vázquez también le prohibió usar estupefacientes o abusar del consumo de bebidas alcohólicas. Finalizada la audiencia el hombre recuperó su libertad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: FM Profesional