Espectáculos

Ringo Starr festejó sus 77 con la Argentina

El beatle cumplió años y lo celebró con un deseo mundial de amor y paz que tuvo su eco en Buenos Aires, Chascomús y la Antártida Argentina. Mirá la fiesta desde adentro.

“Cuatro, tres, dos, uno. ¡Paz y amor!”, dice Ringo Starr, de lentes oscuros y con los dedos en V, al mediodía en la pantalla del segundo piso del Centro Cultural Kirchner (CCK). Así celebra sus 77 años en todo el planeta en movimiento: conjurando “paz y amor” a las 12, mientras en Capitol Records, en Los Angeles, él mismo se aprestaba para festejar en carne y hueso y con transmisiones por su cuenta oficial de Facebook (a las 16 hs. hora argentina). Las buenas coordenadas son globales este 7 de julio: 7/7/2017. “¡Paz y amor, Ringo!”.

Las voces se funden con algunos llantos entre las más de cien personas en el CCK, este viernes gris al mediodía. Frente a la pantalla del CCK, el grupo -de afición Beatle local Nube 9- que encabezan Fernando Blanco en bajo y Lucrecia López Sanz en guitarras, cantarán, envueltos en coros, su ofrenda para Starr en su doble clave de paz y amor: All You Need is Love, y luego Yellow Submarine, With a Little Help from My Friends y hasta Photograph, de la etapa solista del ex Beatle. A un costado, plegado al canto colectivo, Nito Mestre confía: “Ringo es eterno. Sin él, Los Beatles no hubieran tenido tanto swing. Es un honor que él siga tocando. Es un excelente baterista y nada habría ocurrido sin él”.

Allá en Los Angeles sonreía Martín “Vasco” Urionaguena, baterista de Nube 9: él organizó este festejo mundial “a pedido del propio Ringo Starr”, le revela a Clarín. “Yo fui el mentor y creador de la idea de hacer esta movida en todo el mundo. Por eso, Ringo, a quien tengo llegada por su manager, me tiró todo el tema en mis hombros. Fue tarea mía conseguir a los ‘embajadores’ en todo el mundo y coordinarlos, y el premio por todo ese laburo fue estar acá con él. Así estoy colaborando en la previa del cumpleaños, en Capitol Records. ¡A las 16 comenzó el festejo con todo!”, le revela a Clarín. “Y en minutos voy a estar frente a él”, sonríe Urionaguena.

En Chascomús vivieron otra gloria: el mismo Starr les envió un saludo y un reconocimiento, días atrás, a la Orquesta – Escuela local, de 800 jóvenes. Y repitió para todos “paz y amor”. Por eso, este 7 de julio, sus integrantes se sumaron a este canto (o grito) colectivo de cumpleaños para la conjunción de deseos armónicos en estos tiempos arduos. Y el planeta entero lo celebró en simultáneo, a las 12 en cada lugar: también en Río de Janeiro, Nueva York, Moscú, Los Angeles, Lima, Bogotá, entre muchos otros puntos del planeta, replicaron el video de Starr y tocaron bandas a partir de su pedido de “paz y el amor”.

Las voces se funden con algunos llantos entre las más de cien personas en el CCK, este viernes gris al mediodía. Frente a la pantalla del CCK, el grupo -de afición Beatle local Nube 9- que encabezan Fernando Blanco en bajo y Lucrecia López Sanz en guitarras, cantarán, envueltos en coros, su ofrenda para Starr en su doble clave de paz y amor: All You Need is Love, y luego Yellow Submarine, With a Little Help from My Friends y hasta Photograph, de la etapa solista del ex Beatle. A un costado, plegado al canto colectivo, Nito Mestre confía: “Ringo es eterno. Sin él, Los Beatles no hubieran tenido tanto swing. Es un honor que él siga tocando. Es un excelente baterista y nada habría ocurrido sin él”.

Ringo Starr festejó sus 77 con la Argentina

Amor y paz. En el CCK, los fans de Beatles y de Ringo se reunieron a cantar junto a Nube 9, y confluyeron en el mensaje que día a día difunde el baterista. (Foto: EFE/David Fernández)

Allá en Los Angeles sonreía Martín “Vasco” Urionaguena, baterista de Nube 9: él organizó este festejo mundial “a pedido del propio Ringo Starr”, le revela a Clarín. “Yo fui el mentor y creador de la idea de hacer esta movida en todo el mundo. Por eso, Ringo, a quien tengo llegada por su manager, me tiró todo el tema en mis hombros. Fue tarea mía conseguir a los ‘embajadores’ en todo el mundo y coordinarlos, y el premio por todo ese laburo fue estar acá con él. Así estoy colaborando en la previa del cumpleaños, en Capitol Records. ¡A las 16 comenzó el festejo con todo!”, le revela a Clarín. “Y en minutos voy a estar frente a él”, sonríe Urionaguena.

En el CCK, Fernando Blanco no imposta la voz para sus versiones de los clásicos que ofrendó la de Ringo Starr, en los temas de Lennon y McCartney para toda la humanidad: lo trae consigo, con soltura, en su toque junto a Nube 9 y también en las memorias y placeres musicales que ofrece en el programa Ruido Blanco, los domingos a las 18 por FM Nacional Rock 93.7. Le dice Blanco aClarín: “Esto es recoger el guante de una propuesta que hizo John Lennon en algún momento. Él decía que la paz era algo importante en la vida de la gente y que había también que venderla como un producto. Él decía: ‘El mundo vive hablando de la guerra, de pelearse, pero de la paz no. Intentemos hablar de la paz’. Puede parecer una idea naif, pero Ringo la toma y la lleva adelante, y no está mal tomarse un rato para el entendimiento común. Y a sus 77 años, que lo haga es un gesto de gran voluntad”.

Y remata Blanco: “En toda su obra, ese fue el mensaje que tiraron siempre Los Beatles: hacer el mundo un poquito mejor. Si algo hicieron Los Beatles es regalarnos su música para eso. Entonces, decir ‘paz y amor’ no es tan inocente”. También lo ve López Sanz: “Esto es un motivo de muchísima alegría. Ringo todavía tiene muchísimo para darnos. Que no se quede durmiendo en los laureles a los 77 años, después de tanta fama y trayectoria. Que quiera seguir estando arriba de un escenario habla muy bien de él y es una alegría para todos los fans”. En eso la interrumpe unos segundos Nito Mestre y le confiesa: “A vos te tengo en Facebook, Lucrecia. Me encanta lo que hacés”.

Ella queda flotando medio segundo en la emoción, mientras de fondo se oyen las promociones de Radio Nacional y los gritos eufóricos de los fans por Ringo Starr se esparcen por el CCK. Y López Sanz recobra la palabra: “Este mensaje de paz y amor es más que oportuno ahora. Suena tan básico y, sin embargo, es tan difícil de llevar a cabo. Está bueno que alguien tan grande y con tanta llegada sea su portavoz. Hay que ponerlo en práctica y deberíamos hacerlo todos. ¡Feliz cumpleaños, Ringo Starr!”.

ntonces sí, a eso de las 16 (12 del mediodía en Los Angeles), afuera del edificio de Capitol Records se enciman los fans para reafirmar “paz y amor”, a los gritos y con los dedos en V, entre llantos en conmoción Beatle. En segundos, el mismo Ringo Starr aparecerá para compartir, allí, un brunch con amigos, músicos, productores, ejecutivos. Va de la mano de su esposa Barbara Bach (ex chica Bond en el filme La espía que me amó). También está su hijo Zak Starkey (baterista de The Who) y varios artistas en afinidad con Ringo: los bateristas Jim Keltner (legendario y con años de experiencia con Eric Clapton o James Taylor), Matt Sorum, de Guns N’ Roses, Van Dyke Parks, Joe Walsh (ex The Eagles) e incluso el cineasta David Lynch.

“Mientras desayunábamos, Ringo llegó muy relajado, como que venía a su casa y nosotros éramos sus invitados. Se empezó a sacar fotos con todos”, cuenta Martín “Vasco” Urionaguena, baterista de Nube 9, desde Capitol Records. Adentro hay una amplia sala con grandes cuadros y fotos de Ringo Starr en sus distintas épocas musicales, y una decoración protocolar: globos azules y blancos y varias mesas con manteles negros. En una esquina está el secreto mejor guardado: la torta de cumpleaños. Tiene decorado un gran símbolo de la paz en tono dorado con filigranas verde agua a los costados, y en letras rojas escritas a mano, se lee: “Happy Birthday, Ringo” y “Peace and Love”.

Al final del brunch se arma un breve recital (con Jim Keltner en batería) en un pequeño escenario sobre la avenida cortada, frente a Capitol Records, y luego Ringo se decide: sopla las velitas frente al público, tras arrojarles pulseras de goma y galletitas con la leyenda “peace and love”. En eso todos entonan el otro canto colectivo de este día: “¡Happy birthday, Ringo! ¡Happy birthday, to you!”. Los 77 años de Ringo Starr: un único hecho colectivo de paz y amor.

¿Cómo había surgido la otra celebración, en cada ciudad, a la par de esta reunión íntima en Los Angeles? Recuerda Urionaguena: “Hace unos dos meses, cuando él me mandó un mail para invitarme, ya que nos conocemos hace algunos años, por supuesto que acepté la invitación y al día siguiente le contesté: ‘¿Por qué lo estás haciendo sólo en Los Angeles?’. Si es una celebración de paz y amor, por tus 77 años, ¿por qué no replicarlo en otras ciudades por las redes sociales?”, rememora Urionaguena.

A Ringo le encantó la idea y desafió: “Okey, pero ponete a trabajar con tus contactos en el mundo Beatle del globo terráqueo. Si me asegurás veinte ciudades, yo me embarco en el proyecto”. Y la idea se desplegó, al fin, en 28 ciudades. “Yo coordiné todo el equipo y reservé para Argentina el lujo de hacerlo en cuatro ciudades, para ser más que los brasileros, quienes lo hicieron sólo en Río de Janeiro y San Pablo. En nuestro país lo hicimos hoy en Buenos Aires, en Chascomús (con la Orquesta Escuela), en mi ciudad, Tigre (con otra Orquesta Escuela). Y tuve una idea loca, Ringo la supo y se enloqueció, y me tuve que poner a remar para conseguirlo, sin tener todos los contactos. ‘¿Por qué no lo hacemos en una base antártica argentina?’”.

Urionaguena relata que Ringo insistió con ver grabado su saludo de “paz y amor” en La Antártida. “Finalmente lo logramos, y se involucró la Ministro Fernanda Millicay, de la Dirección Nacional del Antártico, de la Cancillería, junto con los muchachos de las Bases Carlini y San Martín: desde las dos bases le mandaron el saludo de amor y paz a Ringo por Facebook Live. Nunca soñé poder ser parte de algo así con Ringo Starr”.

Fuente: Clarin

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com