Policiales

Reynoso es una «pobre victima»

El ex juez federal, Raul Reynoso, en una extensa declaración ante el Tribunal Oral Federal, rechazó los cargos que le imputan ser el jefe de una asociación ilícita organizada para favorecer a personas vinculadas al narcotráfico.

Reynoso se reivindicó a si mismo aduciendo que en 10 años y medio de estar al frente del juzgado federal de Orán, tanto la Camara Federal de Apelaciones como el Tribunal Oral Federal “nunca me revocaron alguna de las 3000 sentencias que emití”.

En la tercera jornada del juicio oral y público que se sigue contra Reynoso, cuatro abogados y dos empleados del juzgado, Reynoso narró que en su juzgado se acumularon mas de 31 mil expedientes. Consideró injusto que se no se le permita mantener su libertad con el principio de inocencia como si ocurre con los otros imputados. “Nunca hubo entorpecimiento de la causa y tampoco peligro de fuga- dijo. Tuve mas de un año de tiempo si me hubiera querido fugar”.

El ex magistrado cuestionó a la fiscalía señalando que el ministerio público reconoció que no hay prueba directa de los ilícitos que le imputan ni de la creación de esa “hipotética y ficcional” asociación ilícita. Y mencionó como dato ejemplificador que la causa se inició con la imputación de cohecho y que luego se cambió por concusión. Para Reynoso de esta manera se cambió la figura de delincuente, a quien paga la coima, para transformarla en victima, deslindando su responsabilidad como cohechadores. En cambio, dijo, se creó la figura de un juez con poder onmímodo que sometía a todos a una intimidación.

El ex juez recordó que la causa se inició a partir de una denuncia mediática que hizo la diputada nacional Elisa Carrió y que él mismo abrió la causa de oficio corriendo vista a la fiscalía. Destacó el criterio del tribunal de aceptar prueba que le había sido rechazada durante la instrucción por el juez Julio Leonardo Bavio. “Si se produce el debido proceso no tengo ninguna dura que tendríamos que salir absuelto”, aseveró.

Luego el principal imputado se dedicó a desmenuzar cada una de las resoluciones que emitió en las nueve causas por la cual llega a juicio. En cada uno justificó sus resoluciones ajustadas a derecho, según afirmó. Tras un cuarto intermedio, abordó las causas por la cual llega imputado el abogado René Gómez, negando haber recibido ningún tipo de pago por su actuación.

Otro caso que abordó en detalle fue la causa contra el empresario boliviano Sejas Rosales, una de los casos en que la acusación puso mayor énfasis. En otro tramo, responsabilizó al abogado David Leiva, por ser la fuente de rumores sobre el presunto tarifado de resolución de causas en su juzgado, sin que se aporten pruebas concretas.

Luego llegó el turno de las preguntas del fiscal Carlos Amat, quien lo abordó sobre las denuncias realizadas por los empleados del juzgado sobre el presunto mal trato a los mismos. Alli Reynoso negó que eso hubiera ocurrido y que en realidad la sobrecarga de expedientes obligaba a trabajar en doble turno e incluso los días sábado.