Navidad sin pirotecnia

Qué hacer si nuestro perro sufre con la pirotecnia

Quitar el miedo del perro a los cohetes no siempre va a ser posible

La llegada de las fiestas es motivo de celebración, pero para los humanos, porque los perros sufren y mucho los ruidos provocados por la pirotecnia. Y antes de ir a la solución fácil y darles un sedante, te acercamos una serie de consejos del sitio especializado Experto Animal.

¿Por qué los perros tienen miedo a la pirotecnia?

Es totalmente normal que un perro se asuste ante los ruidos fuertes. El instinto de supervivencia hace que intenten huir o esconderse para salvar su vida. En los casos más graves podemos observar además salivación excesiva, vómitos, diarrea, nerviosismo, temblores y conductas anómalas.

Existen tres causas principales que pueden hacer que el perro tenga miedo a los cohetes, petardos y fuegos artificiales:

-Genética: el miedo es una de las características que un cachorro puede heredar de su progenitora. La propensión hacia este comportamiento miedoso puede ser el desencadenante de las conductas relacionadas con el miedo.
-Traumas: una experiencia negativa, aunque no esté directamente relacionada con un cohete, puede ocasionar un trauma de por vida a un perro.
-Socialización: si no hemos trabajado correctamente la habituación a los ruidos fuertes en su etapa de socialización (entre las 3 semanas y los 3 meses de vida) es probable que nuestro perro, ante la llegada de los miedos, actúe de forma negativa o asustadiza la primera vez que oiga fuegos artificiales.

La importancia de nuestra reacción

Aunque no lo creas, la reacción ante el comportamiento del perro es clave para la adquisición de las fobias. Huir a toda velocidad con él, acariciarle, dedicarle palabras de tranquilidad etc. son actos que refuerzan una conducta alterada del perro sin que nosotros nos demos cuenta. Al intentar tranquilizarle solo estamos reforzando un comportamiento que no beneficia en absoluto a nuestro mejor amigo.

Lo mejor es intentar mantener una actitud normal (dentro de lo posible) intentando ignorar los comportamientos asustadizos que pueda tener el perro. No debemos tocarle, acariciarle o premiarle si se muestra nervioso, excitado o especialmente hiperactivo.

¿Cómo tranquilizar a un perro asustado por los cohetes?

Si no tienes tiempo para seguir un proceso de sensibilización completo o no te ves capacitado para hacerlo, puedes seguir estos consejos para el día de los fuegos. Recuerda que puedes utilizarlos también cuando no sepas qué hacer cuando un perro tiene miedo a los truenos.

Estos 5 puntos te ayudarán a saber cómo calmar a un perro asustado por fuegos artificiales y en general cómo calmar a un perro que tiene miedo por cualquier tipo de ruido fuerte:

No le dejes solo: no es recomendable dejar a un perro solo en casa, especialmente si tiene mucho miedo y lleva a cabo conductas destructivas. Además de evitar un posible accidente doméstico, estar a su lado le ayudará a sentirse más seguro.

Crea un nido: para crear un nido puedes utilizar una caja de cartón o una cama para perros de tipo “cueva”. Debe ser un sitio oscuro y reconfortante, por lo que puedes poner mantas y algún juguete dentro de él. Situaremos el “nido” en un sitio alejado de ventanas y ruidos de la calle. Para que empiece a familiarizarse con él, debes poner el nido unos días antes de los fuegos y debes trabajar una asociación positiva. Lo mejor será reforzarlo con un “muy bien” cada vez que entre y animarlo a entrar dejando allí golosinas y premios sabrosos. Eso sí, nunca le empujes o le fuerces a entrar. Deja también algo de agua cerca.

Aíslale del ruido: al margen de cerrar las ventanas durante los fuegos, también puedes poner música relajante con un volúmen alto. Aunque percibirá igualmente las vibraciones, el sonido no será tan impactante.

Ofrécele una distracción: aunque algunos perros se niegan a comer o a jugar en estos momentos, ofrecerle un hueso crudo, un juguete expendedor de comida o su peluche favorito puede ayudar a distraerle.

Utiliza feromonas: las feromonas sintéticas, también conocidas como DAP, son una mezcla estrés y ácidos grasos que imitan las glándulas cebáceas que liberan las perras en el período de lactancia. Tienen una función principalmente apaciguadora y ayudan a bajar los niveles de ansiedad. Debes buscar aquellas que tengan estudios que respalden su eficacia.

Siguiendo estos trucos aislarás a tu perro del entorno favoreciendo un estado de calma y relajación lejos del estrés de las fiestas populares. Recuerda que si tu perro tiene miedo a los cohetes, es recomendable que los niños y desconocidos no intenten manipularle o molestarle en los momentos de miedo, el can podría reaccionar de forma negativa.

Fuente: El Intra

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com