Modernizar la salud

Proyectan obras de mejoras en el San Bernardo

Se construirán tres nuevos edificios: unidad quirúrgica, central de esterilización y administración. Buscan modernizarlo y ampliar la capacidad de atención en alta complejidad.

La Provincia proyecta una obra para mejorar la infraestructura y equipamiento del hospital San Bernardo y ampliar la capacidad de atención en alta complejidad.

Desde el Ministerio de Economía informaron que el costo total de la obra es de 28 millones de dólares, de los cuales 20 millones corresponden al financiamiento externo del Banco de Desarrollo Fonplata y $8 millones es el aporte del Gobierno de la Provincia. El plazo de amortización del préstamo es de aproximadamente 20 años.

El plan contempla la construcción de tres nuevos edificios: el primer bloque albergará la nueva unidad quirúrgica, que incluye cirugía mayor y cirugía ambulatoria, y las unidades de terapia intensiva, coronaria, quemados y terapia intermedia.

En el segundo se edificará la nueva central de esterilización y el tercero se realizará para reemplazar la superficie de la actual administración, ya que el bloque crítico se implantará en lugar de la misma.

«Son aproximadamente 14 mil metros cuadrados cubiertos, de los cuales 8.000 corresponden a alta complejidad. Habrá 80 camas y 14 quirófanos en total. Vamos a incorporar un nuevo servicio de cirugía ambulatoria, es decir de intervenciones menores, por las que el paciente ingresa y se va en el día, que ahora no tiene el hospital, con dos quirófanos y 10 camas de recuperación», explicó la arquitecta Carina Moreira, de la Dirección de Obras de Salud de la Secretaría de Obras Públicas del Ministerio de Infraestructura de la Provincia y responsable del proyecto.

Destacó que con esto el hospital tendrá una mayor carta de servicios, con cirugías de oftalmología y de otorrinolaringología. Las listas de espera que hay actualmente se verían reducidas en importante medida.

Otro servicio será el de cirugía mayor, es decir programadas, consistente en 10 quirófanos de alta complejidad con 12 camas de recuperación mas dos boxes de cardiovascular.

La obra se desarrollará conforme a las normativas vigentes. «El hospital San Bernardo fue construido en 1960. Hoy en día ya ha evolucionado la normativa en cuanto al funcionamiento, uso de materiales, circulaciones, procedimientos y más con las normativas de bioseguridad en estos tiempos de COVID-19. Esta obra contempla todos estos temas para actualizar el hospital», destacó la profesional especializada en arquitectura hospitalaria.

En el primer piso estará la unidad coronaria junto con la de terapia intensiva, que incluye 26 camas destinadas a pacientes aislados o que puedan tener algún compromiso inmunológico. La parte de cardiovascular tendrá ocho camas. Habrá boxes individuales como establece la normativa actual.

«Cada una de estas unidades contempla el espacio físico para el equipo de apoyo medico-técnico tanto de enfermería como de médicos terapistas, un lugar de guardia», señaló.

En el segundo piso, el de alta complejidad, estaría también la unidad de terapia intermedia, que abarcará 26 camas individuales con sus servicios, sus unidades de apoyo y la unidad de terapia intensiva de quemados. Serán cuatro los boxes de alta complejidad.

El resto de las camas previstas serán para cuidados de lesiones menores no ambulatorias. Los quirófanos en ese sector serán dos. Uno para cirugías reconstructivas y otro para lesiones de quemaduras.

Conectores

Con la construcción de nuevos conectores se organizará el centro asistencial. Es que actualmente hay una sola circulación principal, por la que transitan tanto pacientes como familiares y personal encargado de proporcionar la comida, residuos e insumos. A futuro los flujos de circulación tanto de personas como del equipo técnico estarán totalmente divididos.

Por otra parte, al incrementarse la cantidad de camas de alta complejidad habrá una mayor demanda de esterilización.

«Vamos a generar desde el sector de servicios una prolongación de la circulación técnica, donde se implantara la nueva central de esterilización en 500 metros cuadrados», indicó Moreira.

Ya que el hospital no cuenta con terreno para expansión, el bloque crítico se edificara en la actual superficie de la administración, previo a ello será necesario iniciar las obras con la edificación del bloque administrativo para luego mudar el personal médico, las funciones de hospital escuela, los médicos residentes, el personal técnico y actividades.

La obra del hospital San Bernardo es una prioridad para las autoridades provinciales, y si bien no hay una fecha exacta de cuando se licitará y se iniciará la construcción, aseguraron que se concretará.

Desde la Dirección de Obras de Salud de la Secretaría de Obras Públicas de la Provincia indicaron que el proyecto está prácticamente listo para licitarlo y se aguarda que Fonplata dé la aprobación definitiva para la firma del convenio.

Una prioridad, ante la pandemia del COVID-19

Cientos de pacientes se atienden por día.

El ministro de Economía y Servicios Públicos, Roberto Dib Ashur, y su par de Infraestructura, Sergio Camacho, mantuvieron hace unas semanas una reunión por teleconferencia con el director Nacional de Programas y Proyectos con Financiamiento Externo, Mauro Conti, y representantes del Banco de Desarrollo (Fonplata), a fin de avanzar con el proyecto de remodelación y refuncionalización del hospital San Bernardo. En la oportunidad se solicitó la priorización de este proyecto considerando la situación actual de pandemia COVID-19, en la que Salta podría contar con un hospital general de agudos, con la infraestructura de servicios críticos de alta complejidad acorde a las necesidades.

Plazos

Con relación a los plazos para la obra del hospital San Bernardo, desde el Ministerio de Economía señalaron que “está todo el trámite administrativo del expediente que quieren que sea aprobado por la Legislatura”.

Las autoridades acordaron realizar nuevas comunicaciones para avanzar lo más rápido posible con el proyecto.

Fonplata es un Banco de Desarrollo conformado por cinco países: Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay, cuya misión es apoyar la integración para lograr un desarrollo armónico e inclusivo, mediante operaciones de crédito y recursos no reembolsables del sector público. Su objetivo es contribuir a reducir disparidades socioeconómicas.

 

 

Fuente: El Tribuno