Policiales

Procesaron a dos abogados «coimeros» en Salta

Orfeo Maggio y Ricardo Poclava están imputados por pedir falsas coimas para el juez Bavio.

La Justicia Federal de Salta resolvió procesar pero dejar libres a dos abogados que fueron imputados por pedirles dinero a sus clientes con el supuesto propósito de pagar coimas al juez federal Julio Leonardo Bavio y a los empleados de su Juzgado.

Orfeo Maggio y Ricardo Poclava quedaron procesados por el delito de defraudación por supuesta remuneración a jueces y otros empleados públicos, en grado de coautores, previstos en los artículos 173 inciso 10 y 45, del Código Penal.

El juez Miguel Medina resolvió también trabar embargo sobre los bienes de ambos imputados por la suma de $ 200.000 sobre cada uno, para gastos y costas del proceso.

Los rumores que circulaban por los pasillos de los Tribunales Federales e inquietaban al juez Bavio, se transformaron en información concreta a través de la declaración de un detenido en una causa por drogas, quien afirmó que su antiguo abogado, Orfeo Maggio, le había pedido una importante suma de dinero que usaría para pagarle al juez y lograr así su liberación. Bavio se basó fundamentalmente en el informe realizado por Alberto Villalba, quien se desempeñaba en aquel juzgado como Jefe de Despacho.

La causa se inició el 10 de febrero con la presentación efectuada ante la Fiscalía Federal N° 1 por una persona que expresó su deseo de efectuar una denuncia bajo identidad reservada, quién manifestó que se encontró con un abogado (Maggio) que le dijo que un hombre que estaba preso, al que identificó como “Toto” Tapia, le había pagado al Juez que intervenía en su causa, la suma de $ 520.000 para que le otorgara la excarcelación y que recuperaría su libertad el día 30 de diciembre del año 2.016.

Reuniendo una declaración similar y otros elementos, el juez Federal n° 1, decidió denunciar penalmente a Maggio por el delito de defraudación, iniciando así una causa penal contra el abogado que, además, actúa en varias causas resonantes de la Justicia Federal salteña, como la de los gendarmes detenidos la semana pasada por pedir coimas a contrabandistas de ropa, donde representa a tres de los acusados. Así también, interviene como abogado defensor de Víctor Senise y Patricia Sánchez, los padres sustitutos enjuiciados por la muerte del niño Thiago Quipildor en un juicio que se está realizando por estos días en Ciudad Judicial.

Un elemento de prueba fue declarado nulo

La denuncia se apoyó en otras declaraciones. Las que hicieron los abogados Néstor Raúl Adet y Matías Sebastián Adet Figueroa, quienes al ser citados como testigos señalaron que por dichos de su actual defendido, de nombre Rafael Natel (detenido por una causa de narcotráfico), se habían enterado que el abogado Maggio habría engañado a una o varias personas imputadas en una causa penal que tramitaba en el Juzgado Federal nº 1, haciéndoles creer que tenía algún tipo de influencia o manejo de las decisiones jurisdiccionales de ese Tribunal y que por ese engaño les habría requerido dinero a los familiares de las personas imputadas.

Sin embargo, el juez optó por declarar nulas dichas testimoniales debido a que el artículo 244 del Código Procesal Penal de la Nación dice: “Deberán abstenerse de declarar sobre los hechos secretos que hubieren llegado a su conocimiento en razón del propio estado, oficio o profesión, bajo pena de nulidad: … los abogados …”.

Más declaraciones

En el marco de la denuncia y de la investigación de la causa, Manuel Oscar Natel, hermano del detenido Rafael Natel, contó que se reunió con los mencionados profesionales en un hotel ubicado frente a la plaza principal, donde el abogado Maggio le comentó que la situación de su hermano era complicada, pero que eso no era problema pues todo se arreglaba con “plata”, para luego solicitarle la suma de $ 150.000 y aclararle que $ 70.000 eran para el Juez Federal N° 1 y el resto para dividirlo entre otros funcionarios.

Agregó que luego de esta reunión se trasladaron al lugar de detención de su hermano, donde éste le firmó un poder a favor de Maggio y Poclava, para finalmente realizar el depósito respectivo a través del Banco Galicia, aclarándoles que lo era en concepto de honorarios.
Poclava y Maggio se defendieron

Cuando se presentó Poclava a declarar, se abstuvo de hacerlo oralmente pero hizo entrega de un descargo por escrito en el que negó rotundamente las acusaciones vertidas en su contra por los denunciantes, a las que calificó de “falsas y maliciosas”.
Sí reconoció el acuerdo arribado con el hermano del imputado Natel, por la suma de $150.000 en conceptos de honorarios, de los cuales dijo que recibió de su colega la suma de $ 74.000.

Por su parte, Maggio aseguró ser inocente y que le causaba un profundo dolor que se manchara su reputación.

Confirmó que fue contactado por la familia de Natel para hacerse cargo de su representación, contó que le pasó el precio de sus honorarios y negó rotundamente haber pedido plata para pagar en el Juzgado.

También declaró que pasado el tiempo fue reemplazado por el abogado Héctor Andina. Este último fue uno de los que también contó en el Juzgado que Natel le había dicho que Maggio le había pedido dinero para Bavio.

En su declaración, Maggio sostuvo que Andina en todo momento manifestó su intención de recusar a la Justicia Federal de Salta. Maggio señaló: “declaré y presenté audios y documentos como mensajes de texto que desvirtúan totalmente la denuncia” y agregó que Natel “es un señor que viene de afuera (de la provincia de San Luis) que lo que buscaba era recusar a Bavio para llevarse la causa a su provincia”.
Sin embargo, al ser citado a declarar, Andina negó todo, diciendo que nunca tuvo conocimiento del tema y que jamás dijo ni preguntó nada.

Las consideraciones de la Justicia

Para fundamentar su resolución, Medina sostuvo que más allá de las contradicciones que surgieron entre algunas declaraciones testimoniales y careos practicados, las versiones de los declarantes que acusan a Maggio y los argumentos esgrimidos por Bavio en su denuncia permiten alcanzar el grado de certeza exigido en esta etapa del proceso.

Los elementos de convicción que se destacan en la investigación, según el juez, son la denuncia de identidad reservada, la presentada por Bavio, el informe del auxiliar de la Secretaría Penal n° 2 del Juzgado Federal n° 1 de Salta, Alberto Villalba, el informe del secretario a cargo de dicha secretaría, Federico Mateos, las declaraciones testimoniales de Villalba, Mateos, Lazarte y Poviña -quienes también se desempeñan en el Juzgado-, la denuncia de Manuel Oscar Natel y la que radicara Rafael Natel por ante la Fiscalía Federal n° 1.

En base a esos elementos, Medina entendió probable que “los dos tomaron parte en la ejecución del mismo hecho, cuando mediante el ardid de asegurar a los damnificados que, si pagaban una determinada suma de dinero, uno de ellos, Rafael Natel, recobraría su libertad y que obtuvieron de quien estaba en libertad, de nombre Manuel Natel, que les depositara el dinero en una cuenta que les fue comunicada por uno de los imputados –Poclava-”.

Por último, para el magistrado no fue un dato menor que prácticamente no haya habido actividad defensiva de los imputados mediante escritos que incluyeran propuestas de medidas probatorias que se estimase pudieran favorecerlos, sobre todo si conseguían desvirtuar, en todo o en parte, lo que se dice de ellos.

Fuente: La Gaceta