Muy importante

¿Por qué nos cuesta tanto concentrarnos en la cuarentena?

Estamos dispersos, preocupados y demasiado alertas. El cuerpo quieto no ayuda. Aflojar con el celular parece imposible, pero sería saludable.

Es difícil concentrarse y mantenerse activos durante el aislamiento por lo que algunos describen que «el cerebro ya no da para más», pero, ¿qué cambió en la forma de procesar las emociones y los pensamientos para que hacer casi cualquier cosa suponga un esfuerzo enorme? La respuesta está en dónde se está enfocando la atención y en el tipo de emociones que se sienten.

“Nuestro foco de atención cambió. Tras lo que estamos viviendo y lo que nos espera, lo extraño sería que siguiera igual”, cuenta Ovidio Peñalver, psicólogo sanitario y psicoterapeuta. “Ahora estamos más pendientes de las noticias, las fases de la cuarentena, qué va a pasar con nuestros trabajos y cómo recuperar nuestras relaciones e intereses”, especifica.

Aunque no se tenga la sensación de estar todo el día pensando en lo mismo, estas preocupaciones permanecen latentes y hacen que la persona esté alerta.

“Tenemos múltiples preocupaciones que nos despistan y nos llevan a pensar en posibles problemas por venir: laborales, económicos, miedo a contagiarnos, posible rebrote, familiares contagiados o fallecidos”, agrega Peñalver. Este es uno de los factores que explica la dificultad para concentrarse en lo que se está haciendo en este momento: la atención está dividida entre la tarea que se quiere hacer y lo que pasa en el alrededor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: TN