Qué bueno

Por primera vez, una jueza autorizó la adopción de una beba antes de que nazca

Aunque su primera intención fue interrumpir el embarazo, entendió que no era el camino correcto. Pidió ayuda, y una magistrada inició los trámites de adopción prenatal.

 

En un caso sin precedentes en el país, una jueza correntina autorizó la adopción de una beba antes de que nazca. La decisión fue tomada luego de escuchar el crudo relato de la futura mamá, una adolescente de 17 años abusada por su padrastro que se negaba a continuar con el embarazo. Esta posibilidad no está contemplada en la legislación vigente.

La chica se presentó en el juzgado de Paso de los Libres, Corrientes, el 27 de marzo. La acompañaba una tía, la misma que la albergó en su residencia de la localidad de Yaguarí, a 80 kilómetros de Paso de los Libres, cuando la víctima decidió escapar de la casa que compartía con el abusador, pareja de su madre.

La menor huyó del domicilio compartido cuando notó que nuevamente estaba encinta, y desde entonces convive con su tía, quien la apuntaló durante todo el proceso y a quien le brindaron su custodia. Si bien su primera intención manifiesta ante la justicia fue la de interrumpir el embarazo, por el tiempo de gestación que llevaba los riesgos eran muy altos.

«Nos encontramos en presencia de una joven vulnerable, en conflicto con su maternidad no deseada, que exterioriza nada más ni nada menos que la decisión de dar a un hijo en adopción, inmediatamente al nacimiento. Situación que requiere un tratamiento especial por parte de la juricatura, a modo de proceso judicial preliminar y urgente», expone la jueza en el fallo que se firmó el 12 de julio y que sentó jurisprudencia como el primer caso de adopción prenatal en el país.

Un día después, el sábado 13, nació la beba que fue ofrecida en guarda provisoria a la pareja de aspirantes elegida por el juzgado. Son los que más cerca viven del lugar de nacimiento y no tienen hijos. Si todo va bien, cuando la recién nacida cumpla 45 días, recibirán la guarda preadoptiva, y en seis a nueve meses la adopción plena.

«No los voy a molestar nunca, quédense tranquilos», le dijo la adolescente a la pareja cuando se conocieron en el juzgado. Sola en una habitación y sin que nadie le pregunte nada sobre los motivos de la adopción, la chica se recuperó del parto natural sin mantener contacto con su hija, a la que tampoco quiso amamantar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Fuente: Clarín

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com