Accidente en épocas de pandemia

Por el barbijo se le empañaron los lentes y embistió a una joven

Llegó a su casa nervioso y le dijo a su mujer que había impactado con algo. La mujer embestida, de 24 años, fue trasladada en código rojo al hospital San Bernardo.

No fue una mañana tranquila, como habitualmente suele ser, para una pareja que vive en la localidad de Vaqueros. Al cabo de algunos minutos el hombre llegó a su casa, bajó del vehículo y sin siquiera saludar comenzó a contarle a su mujer que mientras conducía por la avenida Bolivia se le empañaron los lentes por el uso del barbijo y sintió un impacto.

Siguió su recorrido pero inmerso en otra órbita, ese universo que consume de a poco la paz interior para transformarla en tormento. Había atropellado a una persona y lo sospechaba, pero sin embargo nunca detuvo su marcha.

En estas épocas de pandemia, el coronavirus provocó que se activaran diversos protocolos, que se fueron implementando a través de los DNU (decreto de necesidad y urgencia) disctados por los gobiernos tanto nacional como provincial. Uno de esos decretos hizo que el uso del barbijo o tapaboca sea obligatorio, al menos en Salta. A partir de su obligatoriedad todos los salteños que transitan por la vía pública, ya sea de a pie o a bordo de algún vehículo, deben llevar dicho elemento para prevenir e impedir la propagación del nuevo virus.

El tapaboca suele empañar los lentes de las personas que usan anteojos, en este caso y según lo manifestado por el propio protagonista, le pasó cuando conducía por una avenida. Según lo expuesto por el conductor, en medio de una crisis porque sospechaba lo peor, cuando circulaba por la avenida Bolivia, a la altura de la Universidad Nacional de Salta (UNSa), sus lentes se empañaron y perdió visibilidad. Fue en ese instante que impactó contra la humanidad de una joven que al parecer cruzaba la calzada o caminaba por el costado, esto último no se pudo precisar.

Lo cierto es que minutos después de ser atropellada, la joven de 24 años, quien padecería una discapacidad mental, fue auxiliada por personas que pasaron por el lugar y la observaron tendida en la cinta asfáltica. Rápidamente alertaron al sistema de emergencias y a su vez llamaron a una ambulancia para asistir a la víctima, fue trasladada en código rojo e inconsciente al hospital San Bernardo, y según el diagnóstico presentaba politraumatismos varios.

La mujer ingresó al instituto médico como «NN», dado que en el momento de sufrir el siniestro vial no contaba con ningún tipo de documentación personal. Al cabo de algunos minutos se presentó un hombre mayor señalando que era hermano de la joven, domiciliada en el barrio Juan Manuel de Rosas. Fuentes oficiales del hospital indicaron que la joven sigue internada y se encuentra en observación, al cabo de tres días -el siniestro fue el miércoles-.

Mientras que el conductor, de quien se sospechó que se había dado a la fuga a pesar del relato que luego contó su mujer cuando llamó al 911, personal policial fue hasta su casa, desde donde fue trasladado a la comisaría, se le realizó extracción de sangre y el dosaje correspondiente en las instalaciones del Cuerpo de Investigaciones Fiscales.

 

Fuente: El Tribuno