Papelón internacional: la Argentina fue excluida de las pruebas PISA

Se trata de unos de los rankings educativos más prestigiosos del mundo. La organización cree que el gobierno de Cristina Kirchner modificó arbitrariamente los lugares donde se tomaron los exámenes para alterar los resultados y forzar una mejor ubicación.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) adoptó una decisión tan sorprendente como vergonzante para un país: excluyó a la República Argentina de los rankings de las pruebas del Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (PISA, según sus siglas en inglés). Se trata de una de las evaluaciones educativas más prestigiosas del mundo que mide el rendimiento escolar de chicos de 15 años en diferentes ciudades y naciones del mundo.

 

Desde que se iniciaron las evaluaciones en el 2000, la Argentina sólo había estado ausente en 2003 pero por decisión propia. Este año el escenario es completamente diferente. Sus autoridades aceptaron someterse a la prueba, pero el país fue eliminado del ranking porque hay serios cuestionamientos técnicos sobre la metodología empleada.

 

 

La explicación formal sobre la sanción a la Argentina es diplomática. Fuentes cercanas a la OCDE adelantaron  que el informe -que se divulgará en las próximas horas- contiene un apartado en donde se indica que notaron una «disminución significativa de la proporción de niños» que fueron sometidos al examen y una reestructuración de las escuelas secundarias participantes. Pero la realidad es otra. Hay una lectura más terrenal y denigrante.