narcotrafico Policiales

Narcotraficantes lo balearon porque escuchaba música cristiana

Aparentemente no tenían el mismo gusto musical...

Autoridades de la comisaría 1ª Sur de La Matanza lograron detener, en la localidad bonaerense de González Catán, a 4 peligrosos narcotraficantes -tres de ellos de nacionalidad paraguaya-, quienes se dedicaban a vender cocaína y marihuana. Las diferentes tareas investigativas comenzaron porque uno de los forajidos había agredido a balazos a un vecino de la zona, ya que le molestaba que escuchara música cristiana.
Los voceros de los tribunales de La Matanza revelaron que el procedimiento se realizó en una finca situada en el cruce de Calderón de la Barca y un pasaje sin nombre, en el citado distrito, el oeste del conurbano provincial, cuando los pesquisas policiales de esa seccional apresaron a 3 sujetos nacidos en Paraguay, de 48, 43 y 28 años, y a un argentino, de 48, a quienes se les incautaron 3 kilogramos de cocaína, marihuana, 2 balanzas de precisión utilizadas para el pesaje de las drogas, un revólver Smith & Wesson 38 largo con 6 balas en los alvéolos en el interior del tambor y una pistola Pietro Beretta 9 milímetros (modelo Px4), con 2 cargadores y un total de 52 municiones de este calibre.
Personal de otras comisarías de la zona y del Grupo de Apoyo Departamental (G.A.D.) de La Matanza colaboraron en el operativo como consecuencia de la peligrosidad de los distintos integrantes de la organización de hampones.
Labores investigativas
De acuerdo con lo manifestado por los informantes, las diversas investigaciones se iniciaron porque uno de los maleantes -el joven de 28 años- se encuentra sindicado como la persona que atacó a disparos a un habitante del vecindario, ya que le molestaba que la víctima escuchara temas musicales religiosos.
La agresión dio origen a una denuncia ante los policías y a su vez a la apertura de un expediente en la Justicia que se caratuló “Tentativa de homicidio”. A raíz de las diligencias, los servidores públicos finalmente establecieron que el muchacho paraguayo, llamado Carlos, era miembro de una despreciable gavilla que comercializaba sustancias prohibidas en González Catán.
Versiones aportadas por los habitantes del humilde barrio sostienen que a este individuo se lo conoce con el apodo de “El Verdugo”. Intervino en la causa el doctor Marcos Jesús Borghi, fiscal en turno de la Unidad Temática de Drogas del departamento judicial de La Matanza.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com