Salud tendencias

Nada está más de moda que los trastornos de ansiedad

Entre más personas se atreven a revelar sus problemas, parece que otros se les unen, pero aprovechándose de los síntomas para justificar su histeria. Hoy en día, nada está más de moda que los trastornos de ansiedad.

 

 

 

Ahora la gente exagera sus experiencias cotidianas y se prepara para excusarse con la terminología apropiada que usaría un psiquiatra. No es que estén nerviosos porque tienen que dar una presentación en el trabajo sino que sufren de «ansiedad».

No es que se sientan incómodos por ir a una fiesta donde no conocen a nadie sino que sufren de «ansiedad social». Y no es que sientan mariposas en el estómago sino que tienen «ataques de pánico».

 

 

La ansiedad como enfermedad puede presentarse en varias formas: trastorno de ansiedad generalizada (TAG), trastorno de pánico o trastorno de ansiedad social. También es una emoción humana común que todos padecemos. El nerviosismo y la ansiedad severa, sin embargo, no son lo mismo.

 

 

«La ansiedad por sí sola es una experiencia normal», dice Shanthi Mogali, director de psiquiatría en el Centro de Tratamiento Mountainside en Connecticut. «Lo que crea la ansiedad anormal es cuando las experiencias de nerviosismo y preocupación empiezan a tomar el control de tu vida cotidiana –la gente se preocupa por cosas mundanas, cosas que la gente normal puede sacar de su mente. Y eso empieza a consumir sus vidas».

 

Incluso las tareas simples, como escoger un traje para el día o hacer planes son suficientes para que la gente se sienta ansiosa, se empiece a preocupar y después se manifiestan los síntomas físicos como la aceleración del ritmo cardiaco, el sudor y la respiración pesada.

 

 

¿Alguna vez te has sentido tan nervioso que sientes que tu estómago se hace chiquito, tus palmas se llenan de sudor y tu mente se empieza a acelerar? Temo decirte que eso no es un ataque de pánico. Los ataques de pánico se manifiestan de manera diferente en cada persona, pero el consenso de las personas que las experimentan dice que es una sensación abrumadora de destrucción inminente –muchas veces, sienten que se van a morir. Algunas personas incluso confunden un ataque de pánico con un infarto ya que ambos pueden implicar dolor en el pecho y falta de aire.

 

A diferencia de los ataques de ansiedad, que tienen síntomas físicos similares pero muchas veces son producto de un estímulo (tu pareja acaba de romper contigo, te despiden, alguien te grita), los ataques de pánico salen de la nada. También empeoran con la ansiedad, o el miedo constante de que otro ataque de pánico sucederá de nuevo sin previo aviso.

 

¿La solución? Por supuesto, simplemente tomarte un Xanax. Este medicamento que para algunos es un salvavidas para otros se ha convertido en un chiste. Pero incluso cuando tratan de hacerse los chistosos, confunden para lo que realmente se utiliza el Xanax. No es para «relajarse» o para calmarse; es para sacarte de un aterrador estado mental.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com