Entre el dólar y el peso

Mercado inmobiliario en Salta

Según especialistas las operaciones inmobiliarias en Salta se materializan en pesos en su cotización y su cierre, por lo que las propiedades resultan “un buen refugio de valor”.

El mercado inmobiliario en Salta se encuentra desdoblado: “por una parte, hay propiedades superiores a los U$S180.000 en las que el valor de referencia y la moneda de pago es el billete norteamericano. Este segmento se encuentra paralizado desde antes de la última devaluación, principalmente por la falta de acceso a los créditos hipotecarios”, explica Sebastián Sosa presidente de Remax.

Por el otro lado, el segmento de las propiedades de valores por debajo de los U$S180.000 se encuentra pesificado, tanto en valor de referencia como en su moneda de pago, representando más del 90% de las transacciones concretadas. “Aquí, la devaluación produce un efecto doble, por un lado, los propietarios que deciden ajustar el valor de referencia a los índices de devaluación, sacando de esta manera su propiedad de los valores de competencia, o directamente retirarse de la oferta hasta tener la perspectiva más clara. Por el otro lado, las propiedades que se encontraban sobrevaluadas con la devaluación logran precios más competitivos de mercados consiguiendo así concretar la operación”, expone Sosa.

“Cuando pasen las elecciones, gane quien gane, vamos a retomar cierto nivel de actividad, principalmente porque van a eliminarse las incertidumbres político – económicas”.

Según el presidente de Remax, el mercado inmobiliario a nivel país está atravesando un proceso de ajuste, combinado con un momento político económico del país bastante complicado: “Hay algunas personas que se han sentado en la nueva realidad del mercado inmobiliario, que es un mercado de precios más bajos y sin crédito, y hay una parte del sector que todavía está intentando rememorar viejas épocas, y por lo tanto está sufriendo de más. También, vemos una parte importante de la comunidad inmobiliaria que no está aceptando las nuevas reglas de juego, se resisten y, no solo se ven afectados ellos, sino que también arrastran a sus clientes. Cuando pasen las elecciones, gane quien gane, o pasado el fin de año, vamos a retomar cierto nivel de actividad, principalmente porque van a eliminarse las variables y las incertidumbres político económicas. Después, el trasfondo económico no creo que cambie mucho en el corto o mediano plazo. Por otro lado, vale la pena aclarar que el país, en general, siempre se manejó sin crédito hipotecario, por lo cual la inexistencia de créditos no hace que este año o los subsiguientes tengan que ser peores que los años anteriores. Es más, lo distinto fue el 2016/2017 cuando en oficinas inmobiliarias (adheridas a nuestra red) encontrabas que el 35%-50% de las ofertas eran con préstamos hipotecarios”.

Una de las cuestiones sobre la actividad general tiene que ver con que quedan dos meses y medio de actividad fuerte del sector ya que, cuando empieza el verano y con cambio de mandatos habrá una caída de la actividad por una cuestión estacional y por ciertas dudas que se pueden dar en base a lo que suceda una vez pasadas las elecciones.

Por último Sosa explicó el impacto de la devaluación: “lo primero que generó, es dejar a mucha gente fuera del mercado. Hoy los sueldos medios en dólares en la argentina son muy bajos, principalmente en relación a los precios, porque Buenos Aires, principalmente, y Argentina, en general, siempre se ha destacado por tener valores x m2 caros respecto del resto de la región, pero históricamente los sueldos en dólares estaban un poquito por encima de la media de la región. Hoy, un empleado de comercio gana más o menos unos 600 o 700 dólares, lo cual hace que comprar un departamento de 120.000 o 130.000 dólares sea algo prácticamente imposible”.

“El control de cambios, por lo menos en lo que nosotros estamos acostumbrados a ver, no generó ninguna modificación ni para mejor ni para peor, principalmente porque en Argentina todos sabemos que hay un mercado paralelo de dólares, por lo cual comprar dólares bancarizados o no bancarizados es algo que se puede hacer. Nosotros en un primero momento pensamos que con el control de cambios se iba a disparar el dólar paralelo, cosa que no paso, así que por lo menos, a mi criterio, no se vieron grandes cambios. Lo que sucedió después del anuncio, durante las 48hs posteriores, hubo una parálisis total del mercado, se friso, y después cuando se empezó a desgranar qué significó ese anuncio, el mercado volvió a lo que es hoy la normalidad, volvieron a llegar las consultas, los llamados, los clientes”, aseguró Sosa.

Fuente: LaGaceta

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com