Argentina

Massa, Pichetto, Urtubey y Schiaretti sumaron el apoyo de siete gobernadores peronistas

Mantuvieron una reunión en la casa de Entre Ríos.

Los dirigentes de Alternativa Argentina Sergio Massa, JUAN MANUEL URTUBEY, Miguel Pichetto y Juan Schiaretti están reunidos en la casa de Entre Ríos en la ciudad de Buenos Aires, con varios gobernadores justicialistas, para ampliar el grupo del peronismo federal no kirchnerista, con el objetivo de «armar un frente electoral con un proyecto alternativo al de Cambiemos y a Unidad Ciudadana».

Entre los asistentes que participaron del encuentro, se encontraban el mandatario anfitrión Gustavo Bordet (Entre Ríos) y los gobernadores Juan Manzur (Tucumán), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Mariano Arcioni (Chubut), Sergio Casas (La Rioja), Hugo Passalacqua (Misiones), Domingo Peppo (Chaco) y el ex mandatario jujeño Eduardo Fellner; varios más de los que podían imaginar hasta anoche mismo los organizadores del encuentro.

De esta manera, Alternativa Argentina probó su poder de convocatoria entre los mandatarios provinciales identificados con el peronismo: a los ocho que se encolumnaron esta tarde, deben sumarse el salteño Urtubey y el cordobés Schiaretti, dos de los principales referentes de este espacio.

Al ingresar a la casa provincial, Massa consideró: «Tenemos la obligación de darles a los argentinos una alternativa en un momento muy difícil del país. Tenemos que construir una alternativa con responsabilidad y aceptar a los que piensan distinto porque el objetivo es darle esperanza a los argentinos», agregó.

 

 

Por su parte, el anfitrión Bordet señalo que desde el peronismo federal «no queremos caer en falsas dicotomías. La Argentina necesita una alternativa».

«El primer desafío que tenemos por delante es darle forma a este espacio, y recién luego hablar de candidatos. Lo primero es convocar a otros sectores para construir una alternativa superadora, con una visión de futuro que nos permita salir de la grieta», fue la reflexión de Urtubey al llegar al encuentro.

 

 

A su turno, Pichetto remarcó la idea de que exista una propuesta alternativa a Cambiemos y Unidad Ciudadana en 2019, al afirmar que «no creemos que solo hay una confrontación entre Mauricio Macri y Cristina Kirchner sino que hay otro espacio que está creciendo».

Entre la decena de legisladores nacionales que también participan de la reunión, el jefe del interbloque Argentina Federal en Diputados, Pablo Kosiner, manifestó que esta reunión significará «un paso en la construcción de un espacio político que queremos que sea una alternativa en la Argentina».

 

 

 

Otro de los temas que formaba parte del debate de hoy entre los dirigentes opositores remite a la hipotética conformación de un interbloque en la Cámara de Diputados, que agrupe al Frente Renovador y al peronismo federal (sumarían 49 miembros), como señal de contrapeso al espacio opositor que conduce la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Además harán una evaluación de las fuerzas territoriales en cada provincia para poder armar mesas de trabajo, y avanzar en las negociaciones para conformar un espacio federal con proyectos basados en las economías regionales.

 

La mesa de trabajo de Alternativa Federal analizó la situación del país y avanzó en la construcción de una alternativa al Gobierno que resuelva los problemas que aquejan al país. “Es una reunión a favor de Argentina y de los argentinos”, afirmaron. “No es estar juntos simplemente, es trabajar juntos, algo que no podríamos hacer por separado: construir la alternativa de futuro que Argentina necesita”.

 

En ese sentido, precisaron: “Somos opositores porque el país tiene derecho a una alternativa al ciclo cumplido del pasado y al fracaso del Gobierno de Macri, que nos impone un camino equivocado, doloroso. La Argentina necesita otro camino, mirando hacia el futuro. Esta es nuestra prioridad. Esto nos convoca y por ello trabajaremos”.

 

Y recalcaron: “Hay que construir desde la generosidad y esfuerzo de todos. Los trabajadores, las PyMEs, los jubilados, los estudiantes, las familias, necesitan otro rumbo y vamos a hacer posible este derecho y esta esperanza”.

 

Respecto al escenario electoral, los dirigentes indicaron que hay que dejar de hablar de personas y personalismos, para hablar de los problemas de los argentinos, ya que al Gobierno “le conviene que estemos en campaña, que discutamos nombres, candidaturas, fórmulas y no que hablemos sobre los problemas que tiene Argentina, que son muchos y muy graves. Nosotros queremos  hablar del 150% de inflación acumulada en los últimos tres años, del 100% de devaluación a lo largo del 2018, de la caída de la economía interna y de su fracaso”, indicaron y enfatizaron: “Primero las ideas y las soluciones, luego los nombres”.

 

“Es más importante el objetivo que nos une que las diferencias y matices. Es momento de hacer posible la esperanza para todos los argentinos”, coincidieron en la reunión.

 

“Vamos a trabajar para ofrecer una Alternativa Federal, desde la generosidad y el convencimiento de que nuestro país tiene derecho a otro Gobierno, otro camino y otro futuro ¡Hay Alternativa!”