¿Y los controles?

Manteros se adueñan de parte del parque

Desde ayer la mañana colocaron sus productos desde la calle Lerma hasta la Buenos Aires. Pese a la variada oferta, las ventas no fueron buenas. Comerciantes destacaron los controles, pero también fueron afectados por la crisis.

La zona más céntrica del parque San Martín fue copada ayer por los manteros, quienes no pudieron ingresar durante el día a las peatonales. Desde la calle Lerma hasta la Buenos Aires, decenas de vendedores colocaron por todos lados juguetes, comida, ropa y accesorios. Esperaban tener buenas ventas por la celebración de los Reyes Magos, pero no fue así.

En la esquina de la avenida San Martín esquina Buenos Aires no se podía caminar por la vereda, ya que estaba llena de juguetes. Varios manteros pusieron gazebos para protegerse del sol. Se instalaron desde las 9. Algunos estaban molestos porque no podían entrar en la peatonal Alberdi o Florida. Es que la Policía y Control Comercial mantuvieron los controles en la zona. Recién se les habilitó el paso cerca de las 23.

Al cierre de esta edición no se habían registrado incidentes. Pero llamó la atención la cantidad de vendedores que había desde temprano en esa zona del parque San Martín. “Menos mal que no vino mucha gente sino no se podría andar por la vereda”, dijo el encargado de un comercio.

Policías recorrían la avenida San Martín cada tanto. Otro foco de manteros se instaló desde La Florida hasta la 25 de Mayo. Pese a la gran oferta, las ventas venían floja.

Pistolas de agua a 400 pesos, muñecas a 350 pesos, pelotas grandes a 200 pesos, ofrecían los manteros. Pese a que está prohibido el trabajo infantil, había niños y niñas que vendían productos a los transeúntes.

Era una verdadera feria, aunque ilegal. Tres juguitos por diez pesos, sandwichs de milanesas y hasta helados se conseguía.

Comercios legales

En las peatonales también se sentía la falta de dinero en los bolsillos de los salteños. No había filas en las jugueterías ni en las tiendas de ropa. En algunos sectores parecía un sábado más.

Comerciantes aseguraron que los compras, por lo general, fueron mínimas y que un gran porcentaje recurrió a las tarjetas de crédito.

Aunque destacaron que hubo más controles que en el día previo a la Navidad, cuando los manteros se instalaron durante el día en las peatonales, en los negocios plantean que se debe llegar a una solución al problema de la ilegalidad. “Cada vez son más y traen mucha mercadería”, dijo un comerciante.

Fuente: El Tribuno

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com