Todo muy raro

¿Malversación de fondos en la Escuela de Música? Piden destituir a la rectora

“Desde que asumió la directora no hubo una rendición clara de los gastos de la Escuela. "

Docentes de la Escuela de Música se reunieron el lunes a la noche con el director general de Educación Superior, Enrique Jauregui, para obtener respuestas a las denuncias que, manifiestan los docentes, fueron realizadas en diciembre pasado.

Afirman que: “Desde que asumió la directora, de modo interino porque el anterior se jubiló, no hubo una rendición clara de los gastos de la Escuela. En un transparente informó algunas veces gastos que parecen irreales: remises por miles de pesos, un celular de $15.000, entre otras cosas”, indicaron profesores de la institución.

En la Escuela de Música, el director es el encargado de llevar adelante las cuentas de la institución y no cuenta con apoyo en este aspecto. Tampoco existe una asociación cooperadora debidamente instituida, sino que los alumnos realizan un aporte anual de $1500 aproximadamente, que sirve para colaborar con la institución que depende, directamente del área de Educación Superior del ministerio de Educación de la Provincia.

Existe un buffet y una fotocopiadora, contaron los docentes, pero se desconoce “cómo llegaron ahí”, es decir, si hubo una licitación pública para que presten sus servicios dentro de la institución.

Desde el ministerio de Educación, indicaron que la actual directora, Silvina Añez, se hizo cargo hace un año “por una cuestión circunstancial” y que en el próximo mes se realizaría un concurso por su cargo. “En diciembre se hicieron unas presentaciones por el accionar de la rectora. En febrero y marzo solicitamos informes sobre los egresos e ingresos de la escuela y, la semana pasada, se terminaron de presentar. Ahora lo someteremos a una auditoría que determine si esto está bien” dijo Enrique Jauregui.

Otra de las denuncias de los profesores de la escuela de Músicas tiene que ver con la establecimiento de calle Zuviría que la escuela dejó el año pasado. Según los docentes, el ministerio realizó un informe técnico con arquitectos quienes indicaron que el edificio no era seguro para brindar clases. Así se hizo la mudanza completa de la escuela al barrio El Huaico.

Sin embargo, tiempo después, se enteraron que el edificio de calle Zuviría estaba siendo ocupado por una ONG internacional que hacía reuniones allí los días sábados.

“Me enteré la semana pasada por redes sociales sobre esto. Uno confía en la gente, ese edificio era inhabitable y nunca se nos ocurrió que se podría haber prestado a una institución. Ya intervenimos, dimos de baja convenio que pudo haber firmado y pedimos que se nos entreguen las llaves”, concluyó Jauregui.

 

 

 

 

Fuente: La Gaceta Salta

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com