Tristeza y confusión

¿Mala praxis? Denuncia que perdió a su esposa e hijo en el hospital de Metán

"La entubaron, sin oxígeno, y la traían con un aparato que reemplaza al respirador artificial, estuvieron una hora para hacer todo esto". El crudo relato del viudo.

Mabel era una joven mujer que si bien de pequeña, por un problema cardíaco había sido intervenida del corazón y posteriormente intervenida cuando ya era madre, llevaba una vida normal. Tanto es así que cursaba su tercer embarazo con mucha alegría sin pensar que todo acabaría en una tragedia.

“A los 8 años aproximadamente le hicieron una operación del corazón, después de nuevo le volvieron hacer una segunda operación. Después de esta operación tuvimos nuestro segundo bebé. Los médicos que la operaron me dijeron que ella había quedado bien de su válvula y que podía hacer su vida normal. Luego se queda embarazada por tercera vez, tuvimos una vida normal tranquila ella estaba anti coagulada, porque al tener la operación de la válvula cardiopulmonar tenía que tomar un anti coagulante, ella cumplía con todo eso” contó su marido Cristian Agustín Vargas.

Ya situándose en la madrugada del 25 de abril, Cristian relata que Mabel expresaba un fuerte dolor de cabeza desde hace varios días, por lo que concurren a su ginecólogo de confianza. El especialista le solicitó que se trasladarán al nosocomio local para que la atendiera.

«Le dije doctor – mi señora hace varios días que ya viene con dolor de cabeza, para mi puede ser un posible ACV – , y él me dijo que no, que los síntomas que ella presentaba, más que para un ACV eran síntomas para una Infección Urinaria.»

metándenuncia

La mujer cada vez tenía dolores más intensos. De nuevo en el hospital del Carmen: “el médico ginecólogo la recibió pero le dijo que era una situación que lo superaba. Me dijo que la iban a derivar a Salta, pero hasta que ellos hicieron sus análisis, estudios, le pusieron el suero, pasaron 1 a 2 horas». Sin embargo, al salir la ambulancia esta se detuvo porque habían olvidado los papeles y que debían esperar que se los acerquen. En estas circunstancias, ya en Río Piedras su esposa convulsionó y debieron regresar a Metán.

«La entubaron, sin oxígeno, y la traían con un aparato que reemplaza al respirador artificial, estuvieron una hora para hacer todo esto, salieron a las 11.30 y llegamos a las 14 al hospital San Bernardo” a pesar de que su ginecólogo le ordenó el traslado al Materno Infantil.

Ya en el nosocomio central le hicieron la tomografía y se dan con que tenía muerte cerebral: “tenía un hematoma gigante en su cabeza, después de eso, recién la derivaron al Materno Infantil, porque necesitaban tratar de salvarle la vida al bebé, llegamos al Materno pero me dijeron que la situación era crítica”.

Lamentablemente, 13 días después recibió una de las noticias más tristes, el corazón de su bebé ya no tenía latidos, al ser consultado por la situación de su esposa le solicitó que el bebé quedara en su vientre y que no la desconectarán. Sin embargo, ese mismo día le informaron que su esposa había fallecido por lo que le quedó la duda sobre si la desconectaron intencionalmente.

 

 

 

Fuente: Informate Salta

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com