Argentina Cultura Educación Juan Manuel Urtubey Nacionales paritarias Política Salta

Macri y el temor a un «Lunes Negro» si no comienzan las clases el 29

La situación, compleja, podría salpicar incluso a un distrito emblemático para el macrismo, como el porteño, donde el PRO había logrado en los últimos años un comienzo escolar sin inconvenientes; paradójicamente, con Bullrich a la cabeza. Las nuevas autoridades señalaron que la negociación viene muy bien encaminada en la Ciudad, pero no descartan que si genera algún tipo de protesta nacional, la Capital quede absorbida y también se vea afectada.

A principios de la semana pasada, el ministro de Educación, Esteban Bullrich, propuso llevar el mínimo para todos los docentes del país de los $ 6060 actuales a $ 8500 a partir del 1° de julio. La magnitud del aumento desató la furia de los gobernadores, que deben afrontar el aumento a los docentes en un año de números en rojo, y obligó al ministro a aclarar que las provincias pagarán hasta el 25 por ciento de las subas, mientras que la Casa Rosada se hará cargo del resto a través del Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid).

A contramano de la lógica que guió la negociación con los maestros en los últimos años, el Gobierno decidió que esperará a que avancen las negociaciones en buena parte de las provincias antes de ponerle la firma a la oferta nacional.

«Hacemos una exhortación muy fuerte a la Nación y a las provincias para que reactiven las paritarias a lo largo del país», subrayó Baradel, quien anticipó que los docentes se sumarán a la protesta de ATE del miércoles.

Esta semana se presenta complicada, pues deben definirse los aumentos en cada una de las provincias (al menos de las más importantes), haciendo el mayor de los esfuerzos para llegar al 25%.

En Provincia de Buenos Aires el panorama tiene el condimento de la denuncia del secretario general de Suteba, Roberto Baradel; quien reveló esta mañana la amenaza que una hija suya recibió a través de un e-mail.

La situación, compleja, podría salpicar incluso a un distrito emblemático para el macrismo, como el porteño, donde el PRO había logrado en los últimos años un comienzo escolar sin inconvenientes; paradójicamente, con Bullrich a la cabeza. Las nuevas autoridades señalaron que la negociación viene muy bien encaminada en la Ciudad, pero no descartan que si genera algún tipo de protesta nacional, la Capital quede absorbida y también se vea afectada.

Con este panorama Macri espera que el 29 de febrero, comiencen las clases y no se transforme en el primer «Lunes Negro» de su gestión.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com