Salta

Los prestamistas colombianos siguen haciendo estragos en la provincia

Anoche un usurero colombiano mantuvo una feroz pelea con un comerciante oranense a quien habría ido a cobrarle una deuda y éste habría intentado asesinarlo. Ambos tienen heridas de arma blanca.

Un nuevo caso de prestamistas colombianos es el protagonista de una historia de violencia e inseguridad en la frontera salteña. Anoche un usurero colombiano mantuvo una feroz pelea con un comerciante oranense a quien habría ido a cobrarle una deuda y éste habría intentado asesinarlo. Ambos tienen heridas de arma blanca.

Poco después de las 19 de ayer un llamado anónimo al Sistema de Emergencias al 911 alertaba que sobre la ruta nacional 50, en el kilómetro 8, había una camioneta Toyota Hilux estacionado y junto a ella un hombre recostado sobre la cinta asfáltica. Hasta allí se desplazó una patrulla y corroboró que se trataba de un hombre de nacionalidad colombiana que presentaba varias heridas de arma blanca en el cuerpo. La supuesta víctima aseguró que su agresor había escapado en dirección a Orán, llevándose la llave de su camioneta.

Unos 25 minutos después otro hombre se presentó de manera voluntaria en la Comisaría 22 asegurando que había mantenido una pelea con un colombiano al cual le debe dinero y que, a raíz de esa situación, discutieron y se agredieron mutuamente. El denunciante también estaba herido y tenía manchas de sangre en la cara y la ropa.

A medida que pasaban los minutos se conocían más detalles del caso. Cerca de las 20.30 la Policía recibió una comunicación radial que aseguraba que el colombiano que estaba tendido sobre la ruta 50, herido, era encontrado seis kilómetros más adelante pidiendo ayudada. Fue trasladado al hospital de la localidad de Hipólito Yrigoyen donde recibió las primeras atenciones y luego derivado al San Vicente de Paúl de Orán. En el camino, el colombiano dio su versión del enfrentamiento.

Dijo que mientras viajaba a Pichanal un hombre le cruzó el auto: se trataba del comerciante que le debe plata. El hombre se subió a su camioneta con la intención de matarlo y lo hirió con un cuchillo carnicero. El colombiano logró quitárselo durante el forcejeo y entonces el comerciante huyó, no sin antes robarle la llave de la camioneta para que no pudiera seguirlo.

Ya durante la madrugada de hoy la esposa del prestamista colombiano se presentó en la comisaría de Orán y denunció al comerciante. Aseguró que a su esposo intentaron asesinarlo.

Un antecedente trágico

No es la primera vez que una deuda de usureros colombianos se tiñe de sangre este año, en Orán.

El pasado 29 de mayo, hace menos de un mes, Dalma Serrano se quitó la vida porque no podía pagar la deuda con usureros colombianos.

La joven tenía 20 años y provenía de una familia de escasos recursos. Poco tiempo atrás había montado un local cerca del conocido “Mercado de Pulgas” de la calle España, en Tartagal. Pero los ingresos no alcanzaban para alimentar a sus dos hijas y ayudar a su mamá en la economía de la casa. Dividía sus tiempos entre el trabajo y el colegio, cursaba el último año en el colegio secundario Luis María Preti.

Así fue que a fines del año pasado recurrió a usureros colombianos y pidió un préstamo por $ 15.000. Habitualmente el dinero es prestado a familias de escasos recursos -como la de Dalma- cuyas personas no cuentan con un recibo de sueldo o cualquier documentación que pueda servir de comprobante.

Fuentes consultadas indican que es por esto que los prestamistas amedrentan a sus víctimas bajo amenazas, para exigir el pago semanal de la deuda. La plata sería conseguida a partir de actividades ilegales, lo que se conoce como “dinero sucio”.

La situación que atravesaba Dalma era agobiante y por esto habría tomado la peor decisión. La semana pasada uno de sus hermanos fue hasta la casa donde vivía, en un asentamiento perteneciente a la comunidad Tahuichi, en la zona norte de Tartagal, en la comunidad San Silvestre. Al ingresar a la vivienda encontró sin vida a su hermana, en una de las habitaciones.

La decisión que tomó la joven estaría alimentada por la necesidad de resguardar a sus hijos ya que temía que los usureros se cobraran la deuda haciéndole daño a los menores. Al momento no hay detenidos.

La violencia se apodera de la frontera y es preocupante ya que según el secretario de Seguridad, Jorge Ovejero, no abundan las denuncias por extorsión contra ciudadanos colombianos en Salta. Desde el Ministerio de Seguridad indicaron que solo se denunciaron 12 casos.

A raíz del suicido de la joven salteña de 20 años que habría sido consecuencia de las extorsiones sufridas por usureros colombianos a los que les debía dinero, el Ministerio de Seguridad de la Provincia señaló que tan solo se registran 12 denuncias contra ciudadanos de ese país por este tipo de amenazas.

Jorge Ovejero, secretario de Seguridad de la provincia, aseguró por radio Aries que están haciendo un seguimiento de este tipo de casos pero que están limitados por las apenas 12 denuncias que se han concretado, por lo que invitó a todos aquellos que sufran extorsiones a manos de personas de Colombia, a que los denuncien.

El funcionario consideró que hay un contraste porque saben del “sentir de la sociedad sobre esta modalidad delictiva” pero al respecto solo existen 12 denuncias en lo que va del año. Los hechos fueron analizados, se protegió a los denunciantes y hasta se esclarecieron los hechos pero sin lograr establecer patrones comunes que relacionen una con otra.

Las denuncias registradas el año pasado contra ciudadanos colombianos sirvieron para detectar algunos implicados en casos de narcotráfico, motochorros, y con documentación de transferencia de dinero a familiares en su país. La Justicia ya se está ocupando.

Ovejero también llamó a que los vecinos no tomen créditos de estas personas, sino que lo hagan a través de financieras o entidades bancarias, para evitar luego ser víctimas de los hostigamientos.

Fuente: La Gaceta

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com