Política

Los gremios en pie de guerra contra el gobierno

Lanzaron un duro comunicado: "hacen más ricos a los ricos y más pobres a los pobres"

En un duro comunicado contra el Gobierno, los sindicalistas que participaron hoy en Mar del Plata de un almuerzo organizado por el gastronómico Luis Barrionuevo pidieron la derogación de la reforma previsional, exigieron «paritarias libres y sin topes» y se comprometieron a «apoyar y acompañar activamente a las organizaciones que se declaren en conflicto».

Hasta el hotel Presidente Perón de UTHGRA, ubicado en un pleno centro de la ciudad balnearia, se acercaron este mediodía representantes de distintos gremios, en medio de las creciente tensión con el Gobierno Nacional. Entre ellos estuvieron Hugo Moyano, Camioneros, Sergio Palazzo, Bancarios, Jorge Piumato, Judiciales, Omar Plaini, Diarios y Revistas, Horacio Valdez, del vidrio y representante de las 62 Organizaciones Sociales Peronistas, así como también Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, dos de los integrantes del triunvirato que dirige la CGT.

Si bien la reunión estaba prevista para las 13:00, desde una hora antes en el hall del hotel de UTHGRA se vio a varios integrantes de los distintos sectores llegar temprano a la cita. Pero fue recién unos minutos antes de la hora señalada que los principales protagonistas se dejaron ver. Barrionuevo, Moyano y Schmid aparecieron a las 12:41 por la recepción y a los tres les costó abrirse paso en medio de saludos y abrazos, hasta el salón en el que se reunieron previo al tradicional asado, definiendo los lineamientos generales del documento, los que dieron a conocer algunos minutos más tarde en una conferencia de prensa.

En el documento que presentaron finalmente esta tarde los sindicalistas se refirieron al gobierno de Mauricio Macri como «un gobierno de CEO’S directores, accionistas, dueños de empresas nacionales y multinacionales que en una clara afrenta a la ley de ética publica asumían sus cargos con total desparpajo conservando acciones e injerencias en sus empresas y beneficiando claramente de manera ostensible sus propios intereses».

Al enumerar lo hecho por el Gobierno en sus primeros dos años de gestión, el documento sindical señala: «hacer perder el poder adquisitivo de jubilaciones y salarios, condonar y blanquear las deudas de los evasores, rebajar el sueldo de jubilados, pensionados y programas sociales, llenar las góndolas argentinas con productos extranjeros que conspiran contra el trabajo de los argentinos, endeudar el país de manera inaudita y hacer más ricos a los ricos y más pobres a los pobres».

Bajo el título «Quien quiera oír que oiga», los sindicalistas señalan que «como para la construcción de un relato desde un lugar confortable se necesita un enemigo, todo aquello que se opusiera era el pasado, era el peronismo, eran los sindicatos, mezclando en la comunicacion situaciones de funcionarios, sindicalistas y algunos (por cierto, pocos) empresarios investigados por corrupción». Por eso sostiene que el Gobierno «solo busca la deslegitimación de las organizaciones sindicales ante la sociedad para avanzar con rapidez sobre el salario y las condiciones de trabajo».

Los distintos actores ya tuvieron roces con el gobierno de Mauricio Macri y es por eso que el encuentro se dio en medio de una gran expectativa. Barrionuevo manifestó hace unos días una sutil amenaza al referir que «Alfonsín y De la Rúa atacaron a los sindicatos y no terminaron su mandato», comparación que no fue bien recibida dentro de Cambiemos.

En cuanto al Secretario General de los Camioneros, Moyano, si bien es verdad que compartió la semana pasada un acto junto al ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, en la inauguración de un sanatorio de su gremio en el barrio porteño de Caballito, también avanza sobre él una investigación por evasión y lavado. La denuncia, que fue realizada el pasado viernes 12 de enero por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC), recae también sobre su hijo Pablo.

Cabe mencionar que el gran ausente fue Roberto Fernández, de los Colectiveros, un gremio que resulta clave en el marco de cualquier media de fuerza. Así como tampoco estuvieron los líderes del grupo de los «Gordos» e «Independientes», que no se descarta tengan su propia cumbre en algunos días.