Tremendo

Los extranjeros que entran por salta se llevan más de 40 millones del IFE

La disparada de casos de coronavirus en el norte provincial, muchos producto del ingreso de bolivianos de manera ilegal, dejó al descubierto otra oscura realidad: cientos de extranjeros que cobran el IFE.

Tras el escándalo de decenas de concejales, políticos y funcionarios que cobraron o pretendieron cobrar el Ingreso Familia de Emergencia, que tenía como finalidad llegar a un sector acotado y necesitado de la población, se puso bajo tela de juicio el sistema de admisión de la ANSES.

¿Cómo este organismo oficial permite el ingreso de datos y aceptaba a personas con trabajo en blanco, registrados, en relación de dependencia, o sin estar entre algunos de los requisitos que se habían establecido obligatorios para ser beneficiarios?

De pronto, otro escándalo parece sacudir al IFE, y tiene que ver con la cantidad de extranjeros que se llevan dinero que aportan los argentinos al sistema.

Ayer, el gobernador de Salta Gustavo Sáenz decía que «es una joda subsidiar extranjeros mientras hay argentinos que se mueren de hambre», y apuntó que es momento de revisar el otorgamiento de la nacionalidad argentina a personas de otros países.

Sáenz aseguró sentir una mezcla de impotencia y de bronca por esta situación que, «de una vez por todas, se tiene que terminar en Argentina». El gobernador salteño hizo este planteo, pidiendo revisión y cambios, al presidente Alberto Fernández, al ministro del Interior Wado de Pedro y al presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa.

El Covid-19 dejó nuevamente al descubierto la cantidad de personas con doble nacionalidad que ingresan por Salta, usando pasos fronterizos ilegales, para cobrar subsidios como el IFE sobre todo en las localidades de Aguas Blancas y Salvador Mazza.

Sáenz insistió en el control de las Fronteras: «Están ingresando por todos lados a cobrar el IFE. Esto la verdad es una joda lo que está pasando en nuestro país».

«Hay que resolver el tema de la doble nacionalidad y la posibilidad que tienen muchísimos extranjeros de cobrar subsidios en Argentina cuando hay gente en el norte, por sobre todas las cosas, que se están muriendo de hambre y no pueden acceder a ningún subsidio», insistió.

Más de 4.000 beneficiarios

Según información que surge de un cruzamiento de datos de relevamientos realizados por organismos provinciales, se determinó que serían 4.294 personas no se encuentran residiendo en sus respectivas localidades y que serían aquellas de doble nacionalidad, que percibirían algún tipo de beneficio estatal.

Sáenz recalcó ayer que no imagina a ningún argentino cobrando una ayuda en Bolivia o en Paraguay y recordó que en esos países muchas veces los argentinos no son bien tratados. «Me parece que hay que terminar con esto y acreditar los que cobren ayudas sociales residencia efectiva y fehaciente», cerró.

Fuente: Informate Salta