Salta

«Las obras en el aeropuerto no fueron las prometidas»

"La obra que inauguraron es el cruce de las dos pistas, porque la ampliación de la plataforma operativa no se terminó a tiempo y la pista principal 0624 va a estar lista recién el 20 o el 25 de mayo", dijo Juan Pablo Armanino, representante regional de los agremiados.

En el primer día de operaciones del Aeropuerto Martín Miguel de Güemes, las quejas por las obras aparecieron desde la vereda de los gremios aeronáuticos, que reclaman que las obras son insuficientes y advierten que habrá muchas dificultades para los pasajeros cuando se incrementen las cantidades de vuelos y la oferta de líneas aéreas en la ciudad.

«La obra que inauguraron es el cruce de las dos pistas, porque la ampliación de la plataforma operativa no se terminó a tiempo y la pista principal 0624 va a estar lista recién el 20 o el 25 de mayo», dijo Juan Pablo Armanino, representante regional de los agremiados.

Sobre el acto de apertura que ayer encabezaron el intendente Gustavo Sáenz, el gobernador Juan Manuel Urtubey y el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, Armanino dijo que lo realizado es insuficiente. «Fue una gran vendida de humo. Es más de lo mismo, porque se ocuparon de la pista, y no vieron lo de adentro», aseguró.

«En el proyecto de obra no está previsto que se mejore la cuestión edilicia, ni lo que tiene que ver con el interior del edificio, que es lo mas grave», agregó en referencia a las goteras que afectan la estructura y que en los días de lluvia obligan a colocar baldes en los pisos, o el mal funcionamiento de la cinta del equipaje que «se rompe a cada rato». Armanino además señaló el colapso que significa tener una única sala de embarque con capacidad para 300 personas y que se satura cuando hay dos vuelos simultáneos.

«Para el pasajero ya es incómodo, quedó chico y a esto sumale que están por venir cinco nuevas líneas low cost. Esto va a traer muchos más vuelos, más caudal de pasajeros pero no se llega todavía a abastecer a los que están, imaginate con los nuevos», dijo.

Para dar una idea, los días lunes, miércoles y viernes, hay entre 15 y 17 vuelos en el aeropuerto, con un promedio de 100 pasajeros cada uno, y con las nuevas líneas el volumen se va a incrementar a 20 vuelos diarios.

Otra de las molestias por las que reclaman los trabajadores aeroportuarios es la falta de baños para el personal, que ahora tiene que compartir las instalaciones con los pasajeros. «Es un riesgo latente por la exposición a enfermedades, sobre todo en un aeropuerto internacional donde viene gente de todo el mundo y el estado de los baños es muy desagradable», agrega.

Respecto a las respuestas que recibieron por parte de las autoridades nacionales en la reunión de ayer, Armanino dijo que Dietrich dijo que «quizá de acá a dos años» se realicen nuevas obras. Pero para eso, claro, deberán ganar una reelección.

«La realidad es que de acá a dos meses todo va a cambiar y va a ponerse en juego la operatividad y también seguridad, porque se pone en riesgo vidas humanas cuando la infraestructura es defectuosa», dice el gremialista.

«Estamos poniendo todo los materiales humanos al máximo para que los pasajeros estén cómodos y los vuelos salgan a horario, nos matamos para que salga bien, pero si no mejora en breve, vamos a tener que tomar medidas», dijo.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com