Una macana

Las fronteras de Salta con Bolivia son un «colador»

Salvador Mazza y Aguas Blancas son los lugares más complicados. Desde el Ministerio de Seguridad informaron que el personal no alcanzan para cubrir una extensa frontera con cientos de pasos ilegales.

Gendarmería Nacional y la Policía de Salta no dan abasto para controlar la decena de pasos clandestinos que tienen las fronteras, principalmente en Aguas Blancas y Salvador Mazza. El ministro de Seguridad, Juan Manuel Pulleiro, aseguró que las fuerzas son escasas y que por ello el Gobernador pidió ayuda a la Nación.

Si bien aclaró que los controles dependen de las fuerzas nacionales, desde el Ministerio están colaborando con cuadrillas desplegadas en las fronteras, sin embargo sostuvo que cuando se refuerza una zona, la gente pasa por otra.

Así por ejemplo dijo que Salvador Mazza tiene actualmente 260 gendarmes y 80 policías custodiando más de 70 kilómetros de frontera seca, sin embargo ahora los pasos ilegales se trasladaron a Aguas Blancas en donde el río que tenía mucho caudal en marzo, en esta época está casi seco y los bolivianos pasan caminando.

Pulleiro manifestó que el problema principal es que las personas en la frontera tienen doble ciudadanía, por lo tanto una vez que pasaron, por más que los controlen, ya es tarde porque no hay manera de deportarlos.