Deportes

La operación boquense de Macri contra River sigue al pie del cañón

Algo huele raro. Y no es el Riachuelo, aunque sí proviene de esa zona. Mauricio Macri brindó una conferencia de prensa en la que dio algunos detalles de lo que dejó el G-20 y opinó sobre el increíble cambio de sede para la final de la Copa: no se jugará en el Monumental porque la Conmebol decidió que la misma se lleve a cabo en Madrid, España.

«Fueron días duros lo que vivimos el fin de semana anterior. Tenemos que hacer una profunda reflexión sobre el fútbol por parte de todos. Por qué nos permitimos creer que un partido de fútbol es distinto a la vida diaria, por qué toleramos la violencia que día a día no estamos de acuerdo», sostuvo el Presidente de la Nación.

Pero, uno de los puntos más llamativos del testimonio del expresidente de Boca fue la insólita comparación que hizo entre supuestos escupitajos que hubo en la zona de la confitería de River a autoridades del fútbol internacional y los piedrazos al micro de Boca.

«A mí me parece mucho peor que unos violentos que tiran piedras a un colectivo, los violentos que escupen a otra persona que tienen al lado. Es inaceptable lo que pasó en la confitería de River. Es muchísimo más grave que lo que pasó en la calle. Eso denota una degradación. Creo que tiene mucho más que ver eso en la decisión de castigarnos y dejarnos sin final en la Argentina. Influyó mucho más que lo que pasó en la calle. Es mucho más grave. No puede volver a pasar que autoridades internacionales nos digan que no se puede jugar en nuestro país», afirmó Macri.

¿En qué cabeza cabe que un escupitajo es igual de grave que recibir un piedrazo? En ninguna, no hay comparación, pese a que ambas acciones son violentas. Sin embargo, todo esto tiene una clara explicación: la operación boquense de Macri sigue al pie del cañón. Sí, remarcó que los supuestos escupitajos son peores que lo que pasó con los proyectiles al micro de Boca para justificar esta sanción severa que le impusieron a River. Es que la teórica agresión en la confitería fue dentro del estadio, por lo que está intentando dejar al club en offside ante las autoridades de Conmebol…

¿Todavía hay quienes creen que el Presidente no tiene influencia sobre Boca? Dejó su cargo en 2008, pero jamás se alejó de las canchas. Y ya dejó en claro que hará todo lo posible para torcer la balanza…

Fuente: La página millonaria

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com