Mundo

La mujer que mató a una jirafa dijo que lo hizo para salvar a otras jirafas

Tess Thompson Talley fue duramente criticada por haber cazado a una jirafa en Africa

Las fotos de una cazadora de Kentucky que muestra orgullosa los resultados de su «cacería soñada» -una jirafa negra muerta en Sudáfrica- encendieron una tormenta en las redes sociales después de que un medio local de África levantara su historia.

«El salvaje blanco estadounidense que es en parte neanderthal viene a África y mata una jirafa negra muy rara, cortesía de la estupidez de Sudáfrica», decía el tweet de junio de 2018, publicado por Africa Digest. «Su nombre es Tess Thompson Talley. Por favor comparte.»

Las imágenes controvertidas, que fueron publicadas por una mujer de Kentucky identificada como Tess Thompson Talley hace un año, la muestran de pie junto a una jirafa muerta y la leyenda: «¡Las oraciones por mi búsqueda soñada, única en la vida, se hicieron realidad hoy! Descubrí esta jirafa negra que venía buscando hace bastante tiempo. Sabía que era la elegida. Tenía más de 18 años, 4000 libras y fui bendecida para poder obtener 2000 libras de carne de ella.»

Tras el revuelo, Talley decidió enviar un comunicado a la prensa en el que defendió la caza y dijo que al matar a la jirafa colaboró con la conservación de otros animales de la misma especie ya que, según dijo, la jirafa que cazó «era muy grande como para tener cría» y había matado a tres toros más pequeños que tenían la posibilidad de reproducirse.

«La jirafa que cacé era la subespecie de jirafa sudafricana. El número de esta subespecie está creciendo gracias, en parte, a los cazadores y sus esfuerzos de conservación. La raza no es especial, la piel de las jirafas se oscurece con el paso del tiempo y esta era muy grande», dijo al programa estadounidense Today Show en un comunicado.