En esos movimientos preliminares, uno de los cuerpos que sobresalió sobre el resto fue el del Regimiento de Granaderos a Caballo General San Martín. Los uniformados, mientras esperaban su turno para la parada central, se desplazaron por la arteria del barrio de Palermo junto a los veteranos y ex combatientes de las Islas Malvinas.

La solemnidad característica de las maniobras militares, sin embargo, no impidió momentos de distensión. Los uniformados aprovecharon a sacarse fotos con sus caballos, pares y testigos de la comitiva.

De ese impasse salió lo que se convertirá en una de las fotos más desopilantes de la finalización del Bicentenario. Télefono celular en mano, un granadero sorprendió al tomarse una selfie con su caballo. No sería algo demasiado llamativo si no fuera que el animal, lejos de ser indiferente a la toma, «posó» para la postal y hasta le sonrió a la cámara los dientes. 

La secuencia fue reflejada y compartida a través la cuenta oficial de Twitter del regimiento de Granaderos @Granaderosar