Argentina Brochero Santo

La historia de Camila y el milagro por el que santificaron a Brochero

La imagen del cura gaucho llegó a manos de la familia de la pequeña cuando los médicos le pronosticaron la muerte. Se salvó y hoy asistió a la santificación del religioso argentino en Roma

La vida de Camila Brusotti pendía de un hilo después de haber sido víctima de la tremenda golpiza propinada por su madre y padrastro. La dejaron casi muerta y la llevaron al hospital donde, en un intento por ocultar la verdadera causa de la gravedad de sus heridas, mintieron que se había caído de un caballo. Camila tenía solo 8 años y apenas respiraba.

Ese 30 de octubre de 2013 quedó en la memoria de los familiares de la niña cuyo caso estremeció a todo San Juan, de donde es oriunda. La provincia comenzó una cadena de oración por su vida cuando el pronóstico más alentador era que quedaría en estado vegetativo. Sólo cabía esperar un milagro.

En medio de la desesperación, llegó a manos de Marina, la abuela materna de Camila, una imagen del Cura Brochero (1840-1914) y un librito con la novena de su reciente beatificación. Se lo acercó una amiga que sabía que el cura gaucho ya había hecho un milagro con un niño que el 28 de septiembre de 2000 sobrevivió a un grave accidente automovilístico en Córdoba. Nicolás Flores tenía apenas 11 meses y para él también la vida parecía estar en la recta final hasta que la imagen de José Gabriel del Rosario Brochero llegó a manos de Osvaldo, su padre, que le pidió al cura su intercesión por la vida del bebé, que ya había sufrido tres paros cardiorrespiratorios y pérdida de masa encefálica. “Si son creyentes o hicieron alguna promesa comiencen a cumplirla porque esto es un milagro”, dijo el médico. Había ocurrido el primer milagro.

En enero de 2002 la historia llegó por carta a la comisión que estudiaba la beatificación del sacerdote. En 2014 el papa Juan Pablo II lo declaró Venerable y en 2013, Benedicto XVI lo consagró Beatro.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com