Vuelo narco

La droga del narcojet que pasó por Salta se cargó en el aeropuerto de Guayaramerín

El aeropuerto boliviano fue cerrado para que llegue el avión. Vieron una camioneta en la pista que descargó la droga para subirla y la cisterna de YPFB que reabasteció de combustible. Hay tres imputados y al cabecilla (prófugo).

El 28 de enero, alrededor de las 6.30 (hora argentina), el aeropuerto de Guayaramerín (Bolivia) fue cerrado, no hubo movimiento hasta que el narcojet aterrizó. Allí cargó la tonelada de cocaína de alta pureza y fue reabastecido de combustible. El avión había pasado la noche en el aeropuerto Martín Miguel de Güemes de la capital salteña, estuvo cerca de 9 horas en la provincia, llegó el lunes por la noche y salió el martes a las 5. La aeronave fue secuestrada en México con una tonelada de cocaína y detuvieron a sus dos pilotos.

Estas son las revelaciones que se desprenden de las últimas investigaciones realizadas por agentes de élite de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) sobre el ‘narcojet’ interceptado en México.

Según publica el diario boliviano El Deber, el operativo de la Felcn, puesto en marcha desde el martes, y que culminó ayer en Guayaramerín, dio como resultado la aprehensión de personas consideradas claves: dos funcionarios de Aasana, uno encargado de la torre de control y el otro de meteorología; además del trabajador de residual de YPFB, que se encargó del reabastecimiento de combustible de la aeronave.

Los detenidos reconocieron que cada cual cumplía una tarea. Lo sorprendente para los agentes antinarcóticos es que el aeropuerto fue completamente cerrado el 28 de enero. Admitieron que esa madrugada se atendió la llegada del jet e incluso, el trabajador de residual de YPFB se sinceró al señalar que ese día no registró el costo del combustible cargado a la nave que es 4.000 dólares, y que por eso perdió su ganancia.


Los aprehendidos contaron que esa jornada el jet no solo se reabasteció de combustible, sino que tuvo un chequeo técnico rápido a cargo de mecánicos de aviación.

Para la Felcn, la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana) cerró el aeropuerto y no hubo control; sin embargo, la fiscalización de las labores de Aasana es de directa responsabilidad de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), que brilló por su ausencia.

Testimonios recogidos por la Felcn, considerados de vital importancia, fueron brindados por albañiles que realizaban trabajos de construcción y ampliación de ambientes en el aeropuerto. Estos obreros, que siempre llegan temprano a sus faenas, ese día se sorprendieron al observar el aeropuerto cerrado y no pudieron entrar. Sin embargo, desde afuera observaron una camioneta en media pista al lado del jet. Luego, el vehículo se retiró raudamente seguido por la cisterna que aprovisionó el combustible.

Foto: El Deber (Los detenidos en el aeropuerto boliviano)

Los tres hombres fueron imputados por la Fiscalía por tráfico de sustancias controladas y confabulación. Los fiscales ya presentaron la imputación y la cautelar se realizará hoy en el Palacio de Justicia en Santa Cruz, adonde arribaron en un helicóptero Súper Puma a las 17 (hora argentina) en El Trompillo.

Lo llaman “Capitán”

Tras el operativo en el aeropuerto de Guayaramerín, la Felcn secuestró las avionetas con matrículas Cp-2200 y Cp-2631, además de documentación. También estableció que el cabecilla de la organización que se encargó de neutralizar todos los controles para que el narcojet llegue, cargue la tonelada de cocaína, se aprovisione de combustible y sea chequeado por mecánicos de aviación, está prófugo. A este sujeto, que está identificado, lo llaman “Capitán” y se cree que pudo cruzar la frontera hacia Brasil. La Policía Federal y la Felcn están movilizados en su búsqueda.

El vuelo era tripulado por dos personas de nacionalidad boliviana, quienes junto con la droga y el avión fueron puestos a disposición de las autoridades. El precio de la cocaína transportada se estima en más de 11 millones de dólares.

FUENTE: EL DEBER