No hay asado para nadie

La carne fue el producto que más subió durante el gobierno de Alberto

En el último relevamiento de enero pasado, el precio de la carne registró una nueva suba de 7,4% mensual contra una tasa de inflación que se ubicó apenas en el 2,3%.

El precio de la carne vacuna al público aumentó en los últimos meses por encima de la inflación, puntualizó hoy un análisis publicado por el Mercado Ganadero de Rosario (RosGan), que precisó que la suba promedio de los cortes vacunos en enero estuvo 5 puntos porcentuales por encima del IPC, y se espera algo similar para febrero.
«Mediante un razonamiento económico simple podríamos decir que, ante el excedente de oferta que ha liberado la exportación producto de la caída de las compras chinas y la crisis de poder adquisitivo que aún enfrenta el consumo interno, el mercado ya debería haber comenzado a ajustar vía precios», señaló el reporte realizado por María Belén Collati y María Julia Aiassa, de la consultora Big River.

Al respecto, indicó que «la absorción de este excedente de oferta por parte del mercado doméstico debería estar concretándose a un menor nivel de precio».

Sin embargo, destacó que «la reacción del consumo no ha sido la esperada», y remarcó que «los precios de la carne vacuna al mostrador han estado subiendo en los últimos meses por encima de la inflación».

De acuerdo con los relevamientos de precios minoristas realizado mensualmente por el Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (Ipcva), el precio promedio de los distintos cortes de carne bovina ha estado registrando alzas de entre 2 y 5 puntos porcentuales por encima de la inflación, desde noviembre último.

En el último relevamiento de enero pasado, el precio de la carne registró una nueva suba de 7,4% mensual contra una tasa de inflación que se ubicó apenas en el 2,3%.

«Para febrero que acaba de cerrar, si bien todavía no se conocen las mediciones finales, sabemos que el precio de la carne al mostrador siguió corrigiendo a tasas que probablemente terminen repitiendo la performance de enero contra una inflación que, de acuerdo con las expectativas del mercado, se mantendría relativamente estable o con leves aumentos respecto de enero», concluyó el análisis.

Señaló que «para hallar la respuesta a este comportamiento hay que analizar no tanto el excedente total que estaría absorbiendo, de manera aparente, el mercado interno, sino la composición de esa oferta».

Actualmente, existe un faltante de esa hacienda liviana que mayoritariamente prefiere el consumo y es el que precisamente se estaría trasladando a precios.

Fuente: Télam