Deportes

Juventud rescató un punto como local

Boca Unidos lo superaba por 1 a 0 con gol de Nicolás Ledesma, pero el equipo de Salvador Mónaco, con un tanto del Rata Zelaya, selló el empate 1 a 1 y no puede salir de los últimos puestos.

Cómo le cuesta a Juventud. Hasta el doble de esfuerzo le cuesta al equipo santo que de a un punto va sumando, pero en cada presentación pierde dos. El santo empató otra vez y en esta ocasión 1 a 1 con el líder Boca Unidos de Corrientes, en el estadio Padre Martearena. Y en esto que suma y resta es como que lo deja más complicado al equipo antoniano con el tema de la zona del descenso en el torneo Federal A.

Pero Juventud, contra los correntinos, pudo salvar la parada al menos con una igualdad porque la tenía bastante complicada. Fue un partido en el que el equipo local, en el primer tiempo no le pudo encontrar la vuelta, frente a un rival que se mostró más práctico tanto para defender como para atacar. Es decir que el plan de juego que ideó el técnico Carlos Mayor sirvió para ejercer el control de pelota en sectores claves de la cancha y lastimar.

Juventud se encontró maniatado y para colmo de males hubo mucha imprecisión en los pases y que facilitaron el trabajo de contención del equipo contrario. Le faltó volumen de juego.

Las grietas en el santo comenzaron a ser más pronunciadas y en otra incursión de los correntinos por izquierda, la pelota le llegó justa para que Nicolás Ledesma empujara la pelota al gol, ante el intento de Juan Pablo Cárdenas de efectuar el despeje.

A Juventud no le funcionaba el plan de generar juego por los costados porque ni el Rata Zelaya por izquierda y ni Juan Molina por derecha acertaban con los desbordes, entonces se diluía toda vocación ofensiva y únicamente quedaba la utilización de algún pelotazo salvador para que la Chancha Zárate peleara con los centrales de Boca Unidos. Además, las pocas posibilidades de encontrar respuestas generaron cierta preocupación, hasta se notaba que disminuía ese potencial anímico para acercar peligro en el arco de Alejandro Medina, que en cada intervención demostraba seguridad.

Con el cambio de posicionamiento de algunos hombres desde tres cuarto de cancha hacia y con Francisco De Souza, que ingresó por el lesionado Ratón Ibáñez, Juventud probó con un esquema táctico más agresivo en el segundo tiempo.

Boca Unidos dejaba la impresión que se conformaba con el 1 a 0, a favor y se dejó estar. Entonces se produjo la levantada antoniana, que no tuvo reparos y con asistencias más acertadas se fue abriendo camino para llegar hasta Medina. Pero justo llegó ese remate desde fuera del área del Rata Zelaya, que se coló en el ángulo superior izquierdo de Medina y puso el 1 a 1.

Fue un instante que Juventud lo tuvo para marcar diferencias porque Julio Montero, que había reemplazado justamente a Raúl Zelaya, oxigenó la zona media y unos metros más adelantado en la función de doble cinco se juntó con los hombres de arriba para generar peligro en el arco correntino.

Se fue expulsado Francisco De Souza por doble amarilla, y el santo de nuevo a remar. En dos o tres oportunidades el equipo visitante se encontró de cara al gol frente a Ángel Pedroso y la mala puntería de sus atacantes se privaron de sacar ventaja.

Más con corazón, Juventud no se quedó de brazos cruzados y buscó sacar provecho del cansancio que evidenciaron los visitantes, que ya cerca del final se quedaron también con 10 jugadores por la expulsión de Rolando Ricardone.

De la forma en que se dio esta presentación de los antonianos, en una etapa más exigente del torneo, todo lo que no se hizo comenzó a pasar factura, un punto con un rival de estas características no es mal negocio. Y habrá que poner mucha atención para ver la forma de recobrar la memoria de ganar.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com