Policiales

 Juicio para una peligrosa banda de sicarios de Orán

Se trata de siete integrantes de una banda de narcos imputados de un homicidio y de una tentativa de homicidio.

 

 

El Ministerio Público de Orán pidió el enjuiciamiento de siete integrantes de una banda de narcos acusados de haber participado de dos violentos atentados, a mediados del año pasado en la ciudad norteña. El principal imputado es Raúl Ricardo “Coya” Rojas, a quien se le atribuye haber planificado desde la cárcel los ataques mafiosos contra dos vecinos, uno de los cuales fue asesinado a balazos. Como ejecutores aparecen Norberto Mendoza y José Castillo, Enzo Quiroga, Matías Sarmiento, Daniela Liborio y Alejandra Núñez.

Los hechos vinculados al narcotráfico, ocurrieron en Orán en mayo de 2017.

Las fiscales penales Alda Daniela Murúa y Mariana Torres, quienes conformaron un equipo de trabajo para investigar ambos hechos, pidieron al Juzgado de Garantías Nº 2 de Orán que los siete imputados sean sometidos a juicio por el asesinato del productor Raúl Fernando Martínez y el ataque a Ricardo Adrián Gerónimo, sobreviviente del accionar de los sicarios. Las funcionarias presentaron una extensa carga probatoria, compuesta en su mayoría por declaraciones testimoniales, pericias y escuchas telefónicas. Asimismo insistieron con el pedido de detención de Cristián Gabriel Palavecino y Nicolás López, ambos involucrados en los hechos como intermediarios y colaboradores.

Murúa y Torres sostuvieron que “el autor intelectual de los atentados fue Rojas”, quien a raíz de un “mexicaneo” de droga “tomó contacto, estando privado de su libertad, con otro detenido, Enzo Javier Quiroga”. Indicaron que éste se comunicaba por celular con Norberto Mendoza, quien actuó como ejecutor de lo que pidió Rojas en primera instancia: el asesinato de Gerónimo. “Para ello, aparte de Quiroga, se contó con la participación necesaria de Daniela Liborio, pareja de Quiroga, quien aportó la logística y sirvió de nexo con Mendoza y Matías Francisco Sarmiento para conseguir las municiones calibre 9 mm”, señalan las fiscales.

Respecto al hecho en perjuicio de Martínez, Murúa y Torres indicaron que este crimen “también fue pensado por Rojas, quien luego de discutir con un tal ‘Gringo’ Palavecino (con pedido de captura por el atentado fallido de Gerónimo), acordaron contratar sicarios tucumanos para este “trabajo”. Fue así que apareció en la escena José Martín Castillo, al que le atribuyeron ser el ejecutor del asesinato de Martínez. Según las fiscales, el “Coya” Rojas tomó contacto con Alejandra Beatriz Núñez, quien sirvió de nexo y colaboró activamente aportando la motocicleta Honda en la que se desplazó Castillo al momento del ataque.

 

 

 

Ataque a Gerónimo

 

El 1 de mayo del año 2017, alrededor de la 1, Ricardo Gerónimo fue atacado cuando regresaba a su vivienda del pasaje Las Tipas y José Ingeniero. Tras descender de su vehículo y cuando abría el portón de la casa fue sorprendido por un sujeto que le efectuó más de quince disparos, seis de los cuales impactaron en él. El sicario escapó en un auto Gol Trend color blanco. Gerónimo llegó a tiempo al hospital y salvó su vida. Horas más tarde, varias personas llamaron al nosocomio para conocer el estado de salud del herido, mientras que tres sujetos se presentaron en la guardia e intentaron tener contacto con la víctima.

Las fiscales concluyeron en que el ideólogo del ataque fue Rojas, quien por intermedio de Quiroga y Daniela Liborio se contactó con Mendoza, y que éste recibió 4.000 dólares para asesinar a Gerónimo.

Respecto al móvil, se estableció que respondería a una venganza por el supuesto robo de droga por parte de Gerónimo, según las fiscales.

 

 

 

Homicidio de Martínez

 

Se registró el 6 de mayo de 2017, a las 21.50, en la avenida Esquiú y Alvarado, donde la policía encontró sin vida el cuerpo de Martínez con heridas en el cuello y torso. A pocos metros estaba estacionada una camioneta Toyota Hilux en la que había llegado. Se estableció que Martínez había ido a comprar sanguches en un carrito, acompañado de su pareja y la hija de ambos. Según testigos, Martínez se bajó de su camioneta y se quedó a esperar el pedido.

Es ese momento llegó una motocicleta de la que descendió un sujeto armado, quien le efectuó varios disparos. Tras consumar el ataque, el agresor escapó en la moto conducida por otra persona.

De las intervenciones a los celulares de Rojas, Quiroga y Mendoza, que estaban siendo investigados por el caso Gerónimo, surgieron contundentes evidencias de que la misma banda había ejecutado a Martínez. “En este caso, Rojas vuelve a aparecer con el rol de autor intelectual e ideólogo, siendo Palavecino (a) ‘Gringo’, el que hizo de intermediario para contactarse con Castillo, un sicario tucumano que tras acordar el pago del crimen, ejecutó a Martínez”, dijeron las representantes del Ministerio Público. Las fiscales indicaron que el día del hecho Rojas y Castillo mantuvieron una comunicación fluida.

En ese sentido, remarcaron la activa participación que tuvieron Alejandra Beatriz Núñez y el evadido Palavecino.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com