Pobre juvilados

Interminables filas de jubilados para cobrar el bono

La Policía Vial y la de Tránsito montaron un operativo, pero hubo un caos a la mañana. Ayer se hizo efectivo el pago extraordinario de 5 mil pesos dispuesto por el Gobierno. .

La necesidad que atraviesan los jubilados quedó en evidencia ayer con las largas filas que hubo en distintos bancos de la capital salteña. El centro fue un caos. Es que ayer les empezaron a pagar el bono de 5 mil pesos, mientras que los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo recibieron 2 mil pesos.

El esquema abarca a alrededor de 4,5 millones de jubilados y pensionados y más 2,2 millones de padres de niños que perciben la AUH en el país.

Esas cifras en proporciones indican que dos de cada tres jubilados tienen el beneficio por lo que todos salieron ayer ilusionados a cobrar y llenaron las veredas de sus habituales lugares de pago colapsando hasta las calles de la ciudad.

Los beneficiarios armaron las colas desde las 5 de la mañana inclusive. El pago del bono extraordinario ya venía siendo noticia desde hace unos días y sin embargo no se tomaron las previsiones del caso.

En la avenida Belgrano, entre Mitre y Zuviría, estaban las dos veredas llenas de los bancos Columbia y Nación. Se sumaban las colas de los cajeros Macro. Era imposible circular a pie. En la sucursal del Banco Nación, de La Florida al 500, el caos fue total hasta que llegó personal de Infantería de la Policía de la Provincia. Amenazadora imagen que luego las autoridades dijeron «que era para evitar cualquier desborde y para evitar robos a los jubilados».

El lugar de mayor concentración fue el Banco de Santiago del Estero, en calle España entre 25 de Mayo y Sarmiento.

La fila se comenzó a formar a las 5 y a las 6.30 ya casi daba vuelta la manzana. Los abuelos estaban abarrotados en las veredas por la gran cantidad de personas.

Recién a las 10 llegó personal de la Dirección de Tránsito Municipal y de la Policía Vial de la Provincia.

La cantidad de gente superaba las angostas veredas de Sarmiento y 25 de Mayo y de pronto cobrar el bono se transformó en un riesgo de vida para los abuelos ya que los conductores corrían a la habitualidad de sus días laborales.

Los agentes cortaron la circulación de los vehículos en España y en Caseros y todo se volvió más desordenado, sobre todo para aquellos que iban a trabajar. También hubo cortes en Zuviría y Güemes por lo que todos los que ingresaban al centro se vieron en un embudo vial que ocasionó muchas demoras y enojos.

Los bloqueos también afectaron a los abuelos que tienen dificultad para caminar, como Evelia Jaime, quien tuvo que hacer más de tres cuadras bajo un intenso sol caminando ayudada por su andador. Los taxis y remises no podían ingresar.

Las colas para las cajas que atienden a los discapacitados eran interminables y se volvieron lentas.

“Nosotros queríamos que nos atiendan bien y que no nos tengan como animales bajo el sol. Si bien, el pago de los 5 mil pesos es una buena noticia a nivel nacional, los bancos y las autoridades provinciales deberían haber pensado un dispositivo para que no suframos tanto los abuelos. Yo vine a las 6.30 y la cola daba vuelta hasta la Belgrano. Este cobro es un sacrificio también extraordinario”, expresó Ana, quien se fue desde el barrio Lamadrid y estaba al borde de la descompostura casi al mediodía.

Con el tránsito cortado, la España se transformó en un gran bazar de venta de regalos de Reyes Magos, con toda la mercadería dispuesta en la calle. Juguetes, artículos de cocina, ropa y comidas varias como ensaladas de frutas y milanesas, entre tantas otras ofertas.

Ahora bien, el tiempo en esa feria pasó y muchos quedaron con las puertas cerradas luego de las 13.30. Muchos otros se fueron a sus casas cansados, fastidiados y con los bolsillos vacíos.

Las autoridades bancarias confirmaron que el pago del bono continuará el próximo lunes 30 de diciembre.

 

 

Fuente:EL Tribuno