Tremendo

“Hoy Argentina es el único país del mundo que no tiene vuelos de cabotaje”

El ex secretario de Turismo de la Nación Gustavo Santos cuestionó la prohibición de vuelos en la Argentina y sostuvo que detrás de la política aerocomercial del Gobierno se esconde “la visión de los gremios que buscan el monopolio exclusivo de Aerolíneas Argentinas”.

El 1 de septiembre era la fecha estipulada por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) para restablecer los vuelos domésticos e internacionales en la Argentina.

Sin embargo, ante la creciente ola de casos y muertes por coronavirus, las autoridades nacionales pusieron en duda el levantamiento de la restricción turística.

“El turismo en Argentina es conectividad o muerte. Somos un país gigantesco y sin conectividad no podemos desarrollarnos”, opinó el ex secretario de Turismo de la Nación Gustavo Santos.

En diálogo con Pablo Rossi, Santos defendió la apertura aerocomercial de la gestión de Mauricio Macri al señalar que “de 10 millones de argentinos que volaban en 2015 pasaron a 16 millones volando en 2019, con 500.000 de ellos haciéndolo por primera vez”.

“Está pasando todo lo contrario a esto. En vez de estar generando los protocolos para que se vuelva a reactivar la actividad aerocomercial y turística en la Argentina, hoy somos el único país del mundo que no tiene vuelos de cabotaje. Estamos en una situación de improvisación insoportable en este contexto”, denunció en Mitre Córdoba.

Bajo su perspectiva, la política oficial persigue objetivos distinto de la competencia sana entre empresas áereas:
“Se fue Latam, quieren que se vaya Flybondi y le están poniendo palos en la rueda a JetSMART. Detrás de la política aerocomercial de la Nación está la visión de los gremios de Aerolíneas Argentinas, que buscan el monopolio exclusivo de Aerolíneas como única empresa que vuele en el país”.

“Si esta política se profundiza, volveremos a un monopolio en el que los pasajes serán más caros, con menos opciones y menor conexiones. La única empresa que puede sobrevivir en estas condiciones es por la que los argentinos pagamos vuele o no vuele, funcione o no funcione y sin importar que tenga productividad”, auguró Santos.

Dentro de ese supuesto esquema, el ex funcionario argumentó que “cerrarle El Palomar a Flybondi es una manera de matarla y lo mismo con JetSMART al impedirle que vuele desde Aeroparque”.

Al ser consultado sobre el silencio de los gobernadores ante las decisiones del gobierno de Alberto Fernández, Gustavo Santos recordó que, durante su gestión al frente de la cartera de Turismo, “todos los gobernadores vieron con beneplácito el crecimiento aerocomercial que tenía la Argentina, cómo se desarrollaban sus destinos y cómo mejorábamos los aeropuertos”.

“El Gobierno se agarró de la cuarentena como único recurso y quedó atrapado”

“Pero esta situación ha puesto de rodillas a las provincias argentinas, que dependen de los aportes de la Nación. Ese silencio es producido por el miedo a decir algo y que eso tenga represalias en términos económicos para provincias que están destruidas”, indicó.

Desde su perspectiva, el oficialismo “ya debería haber establecido protocolos sanitarios que nos permitan transitar el país”.

“Es importante que se restituya la actividad turística en Argentina. Hay puestos en crisis porque sin viajes no hay turismo. Esto es inviable. Estamos en un límite muy fino entre lo que significa la preservación sanitaria y la pérdida de la libertad individual”, sentenció.

Por último, el especialista cuestionó las declaraciones del ministro de Salud bonaerense Daniel Gollan, quien puso en duda la temporada de verano.

“Es desesperante. Ese señor debería estar trabajando en ver cómo genera los protocolos para que eso suceda. Debería estar estudiando el verano europeo para ver cómo potenciamos las virtudes y disminuimos los riesgos”, finalizó Santos.