Hoteles proyectan un año para poder recuperarse a los niveles del 2019

Son los de 4 y 5 estrellas y los boutique. Se les hace difícil llegar al turismo interno.

Los hoteles de alta categoría de la provincia piden una ley de emergencia económica y fiscal. El turismo interno no los beneficia por el costo de sus alojamientos. Son 900 familias que dependen de la actividad que se nutre de turistas extranjeros o nacionales.

Por la apertura de la actividad, temen perder la ayuda estatal para afrontar los sueldos.

Luego de más de 80 días de aislamiento, la vuelta del turismo interno no benefició a los hoteles 4, 5 estrellas y boutique de la provincia que alcanzan a ser 30. La mayoría de los establecimientos, 18, están apostados en la capital: hotel Alejandro I, Almería, Ayre, Sheraton, Casa Real, Design, Hotel del Vino. Mientras que el resto está en los alrededores como Casa de los Jazmines en el Encón, o en los destinos más buscados del interior como Patios de Cafayate o Grace.

«Los hoteles de capital están muy afectados porque el turismo interno es de capital al interior, entonces recibir al interior es más complicado porque en este caso, tenemos el norte salteño que está en una fase de aislamiento y el interior de Salta a veces tiene menos posibilidades de pagar un hotel de 4 y 5 estrellas», analizó Diego Patrón Costas, presidente de la filial Salta de la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT).

Los empresarios salteños asociados a la AHT proyectan que recién en un año, para el 2021, el sector recuperará los valores del 2019. Es decir, dos años de pérdida.

Abrir las puertas luego de tres meses empujó a los hoteles a la competencia de ofertas y desde los residenciales hasta los más caros lanzaron promociones para atraer a los turistas salteños. Lo que provoca, indicó el representante de la AHT, que se encarezca aún más las posibilidades para los hoteles con tarifas usualmente más elevadas.

En el primer fin de semana de apertura, las ocupaciones de estos alojamientos rondaron entre «muy mal y un poco mejor». «Hoy por hoy no hay una demanda de turismo interno, no llega a cubrir la mínima. En San Lorenzo no ha sido una buena temporada , y eso hace que todo esto se evalúe nuevamente. Si fue mejor con la comida. En Cachi abrió solo 1 hotel . En Cafayate no abrió ninguno por el costo beneficio de un solo día, no llega. En capital abrieron muy pocos hoteles de la Asociación, alguno está abierto por gente que está en cuarentena», precisó.

«Prender un hotel»

Los días en que puede circular el turismo interno -con más frecuencia- son 4 fines de semana, 8 días al mes. Pasado el primer fin de semana de esta nueva modalidad, los propietarios de los hoteles hicieron cálculos. Los números dieron en rojo por el mantenimiento de las costosas estructuras sumado al recurso humano.

«La mayoría de los hoteles del interior tiene gas envasado. Es más caro que el gas natural. En los valles calchaquíes hace frío y hay que calefaccionar esos ambientes y habitaciones. Esa es una de las cosas que más hacen a la estructura de los costos», indicó. Poner a funcionar un hotel de estas características por cuatro fines de semana en los que la demanda además es baja, no es rentable», afirmó.

«Prenderlo para unos días para volver a apagar para el otro fin de semana implica mucho costo de consumos energéticos o de puesta a punto que a veces se rompen. A mí por ejemplo se me rompió una bomba y una caldera por el abandono del establecimiento», indicó el encargado de un hotel en Cachi.

El mantenimiento implica además el consumo de luz. Los hoteles pagan altos costos por el servicio público, más allá de que no consuman energía, por la potencia contratada. A esto se suman los sueldos de los empleados que hasta el momento eran en parte subsidiados por el gobierno mediante el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP).

El Gobierno aseguró que comenzará a filtrar la ayuda entre sectores críticos y no. También tendrá en cuenta las zonas que continúan bajo el aislamiento y las que están con distanciamiento, (situación en la que está Salta). Por lo que los asociados a la AHT transitan días de incertidumbre sobre cómo afrontarán los próximos sueldos: «Tememos que porque el rubro ya esté habilitado nos quiten la ayuda. Desde Nación nos prometieron ayuda hasta octubre», sostuvo Patrón Cos tas.

Las soluciones

Las opciones a la que apuntan son dos: una es la apertura regional del turismo con las provincias limítrofes. “Económicamente no será para nada incidente, pero servirá para empezar a probar los protocolos y el tránsito de la provincia para ir de un punto a otro. También, es verdad que hay algunos lugares como Cachi en donde la gente misma no estaba muy abierta a recibir turismo, ni de Salta ni de alrededores. Entonces hay que romper esa barrera de miedo”, aseguró Patrón Costas.

El sector también acudirá a una ley, ya que presentarán un proyecto de emergencia económica y fiscal que los exima de impuestos, además de extender el ATP y créditos a tasa 0. “Lo estamos trabajando con el Ministerio de Turismo. La mayoría son minipymes y la mayoría gestionó créditos que aún no llegaron. Y aunque lleguen, hay que pagar luego los intereses y capital”, dijo.

El turismo quiere que haya una apertura regional
Después de casi tres meses, funcionaron unas 250 empresas turísticas.

El fin de semana largo por el fallecimiento de Martín Miguel de Güemes, los salteños pudieron volver a viajar dentro de la provincia. Para las empresas fue bueno volver a trabajar, pero piden que haya mayor apertura para que la actividad sea rentable.

Los primeros números fueron positivos después de más de 80 días de parate total. Sin embargo, desde el sector creen que la apertura debe ser al menos regional para dejar ganancias. Creen que se debería incluir a provincias que están en la misma situación epidemiológica que Salta.

Los empresarios locales manifestaron en su momento a este diario que hubo un movimiento elevado de gente dentro de la provincia. Afirmaron que las localidades con más reservas de hotelería fueron Cafayate, Cachi y Coronel Moldes. Con respecto a la oferta gastronómica, resaltaron a San Lorenzo y a Vaqueros.

Los empresarios turísticos vieron como una buena señal la apertura; sin embargo, consideraron que no va a ser suficiente para sustentar la actividad. Afirmaron que se necesitará de un turismo regional o nacional para palear esta crisis.

Para dar una idea de la magnitud de la crisis para el sector, este año Salta se preparaba para recibir casi dos millones de pasajeros en el aeropuerto. Sin embargo, por la pandemia se vio totalmente paralizada la actividad aerocomercial y todavía no se sabe cuándo se reiniciará.

El presidente de la Cámara de Turismo, Carlos Eckhardt, expresó que para que la relación costo-beneficio sea satisfactoria se van a tener que esperar hasta septiembre, si es que la situación sanitaria sigue siendo la misma.

Fuente: ElTribuno